martes, 27 de diciembre de 2016

Habrá que felicitar las fiestas, digo yo.

Pues que eso, Feliz todo. Felices fechas y feliz lo que queráis.

No estoy muy animada, como es costumbre. Encima me va a venir la regla y toda mínima cosa es una catástrofe mundial. Tengo frío, cansancio y me siento deprimida por casi todo.

Me llamaron para un trabajo que me interesaba muchísimo y podría haber solucionado bastante nuestros problemas de dinero, pero ¡chan! no me dieron el puesto.
Así que sigo aguantando zorras y callándome, no sea que me manden de una patada a la mierda y encima no tenga dinero para pagar el piso (menos aún).
He hecho mil papeleos para pedir las putas ayudas y a este paso tendré que pedir hasta comida al banco de alimentos. Me da y me doy vergüenza a mí misma; el hecho de sentir que no puedo mantener una "familia", todo lo que siento es una sensación brutal de fracaso.

He vuelto a subir de peso. ¿Cuánto? No lo sé. No me he pesado, pero solo veo que los vestidos que compré hace, qué, ¿dos meses, mes y medio? Empiezan a no caberme o directamente NO ME VALEN.
Tengo la cara como el mapa del tesoro, llena de heridas, granos y costras; y todo por el estrés. La cabeza me pica como piojosa y me como las uñas hasta la raíz.

Sigo esperando que todo cambie, de algún modo...

Quiero volver a encontrar la motivación para hacer deporte, y no la encuentro.
Además, el gym que estaba cerca de casa lo están demoliendo y tardarán más de 4 años en hacer otro, así que es pereza doble el tener que salir, ir con la moto a donde sea y hacer deporte en un sitio donde todo el puto mundo va a ver cómo la grasa desborda los límites de mi ropa.

Que paséis felices fiestas. De verdad.