martes, 27 de diciembre de 2016

Habrá que felicitar las fiestas, digo yo.

Pues que eso, Feliz todo. Felices fechas y feliz lo que queráis.

No estoy muy animada, como es costumbre. Encima me va a venir la regla y toda mínima cosa es una catástrofe mundial. Tengo frío, cansancio y me siento deprimida por casi todo.

Me llamaron para un trabajo que me interesaba muchísimo y podría haber solucionado bastante nuestros problemas de dinero, pero ¡chan! no me dieron el puesto.
Así que sigo aguantando zorras y callándome, no sea que me manden de una patada a la mierda y encima no tenga dinero para pagar el piso (menos aún).
He hecho mil papeleos para pedir las putas ayudas y a este paso tendré que pedir hasta comida al banco de alimentos. Me da y me doy vergüenza a mí misma; el hecho de sentir que no puedo mantener una "familia", todo lo que siento es una sensación brutal de fracaso.

He vuelto a subir de peso. ¿Cuánto? No lo sé. No me he pesado, pero solo veo que los vestidos que compré hace, qué, ¿dos meses, mes y medio? Empiezan a no caberme o directamente NO ME VALEN.
Tengo la cara como el mapa del tesoro, llena de heridas, granos y costras; y todo por el estrés. La cabeza me pica como piojosa y me como las uñas hasta la raíz.

Sigo esperando que todo cambie, de algún modo...

Quiero volver a encontrar la motivación para hacer deporte, y no la encuentro.
Además, el gym que estaba cerca de casa lo están demoliendo y tardarán más de 4 años en hacer otro, así que es pereza doble el tener que salir, ir con la moto a donde sea y hacer deporte en un sitio donde todo el puto mundo va a ver cómo la grasa desborda los límites de mi ropa.

Que paséis felices fiestas. De verdad. 

miércoles, 16 de noviembre de 2016

De los 15 kilos que quería bajar en Enero, ya sólo me faltan 20.

Mediados de Noviembre. 

Hola, por si alguien me recuerda; soy esa que SOLÍA comer poco, pesar algo menos y ejercitarse hasta morir.
¿Hola Yuki, me ves desde tu sofá con tu bolsa de patatas fritas?



La verdad es que como ya no sé ni lo que la gente se acuerda de mí, empezaré a contar casi desde cero lo que creo que es relevante de este año. -Las anécdotas y el día a día irán apareciendo poco a poco, pero de momento no quiero aburrir a nadie.-

De lo que puedo ir rescatando en formato recuerdos, es que he pasado un verano especialmente HORRIBLE. La primavera no fue mejor, pero desde luego que he llegado a límites donde pensaba que no volvería a llegar.

He pasado por varios trabajos, en ninguno me he afincado por equis o por y. Me han engañado, he mentido, me han timado, he robado y también me han humillado y rechazado entre varias cosas.
He tenido ataques de ansiedad y de pánico que me han impedido incluso moverme medio metro cuadrado, días de llorar y llorar hasta querer morirme y ver un enorme GAME OVER en mi vida, he fumado porros hasta dormirme, he probado la coca para ver si un "high" me hacía sentir humana, he llorado frente al espejo hasta caerme al suelo, he planificado mi propio sucicidio de diferentes formas, y aún estoy aquí.



No ha sido, ni es, nada fácil. Cada día una vive con la cosa de "a ver qué pasa hoy" y trata de sobrevivir.
Hablando con un familiar que también pasa por depresión, me decía que tengo que dejar de sobrevivir y hacer las cosas POR MÍ. Haciendo lo que creemos que los demás quieren de nosotros, ni somos felices, ni los demás tienen una visión correcta de nosotros.
S, mi mejor amigo, me ha echado broncas inimaginables, dice que no soy ni la sombra de la persona que conoció, que estoy perdida, anulada y que necesito encontrar un objetivo en la vida. Aquella persona que se reía y le insultaba agusto por teléfono, le daba collejas y salía corriendo o incluso que se divertía con cualquier juego absurdo, ya no está. 
Ahora si me das un tortazo y me insultas, es muy posible que me quede callada y parada como una estatua de sal. Los entretenimientos ya no me llaman, las películas o series carecen de interés e incluso salir de casa se me hace obligación.
Despertarme es obligación, comer es obligación, dormir la siesta es obligación, limpiar algo de mi casa es obligación y tratar de hacer algo con el trabajo (que de momento solamente conservo el de limpieza y eso que A es quien suele hacerlo de mi parte) es obligación.

Desde Septiembre empecé a hacer los servicios a la comunidad por aquello que tuve que pagar. Voy a un colegio a hacer trabajos administrativos 4 horas por la mañana y no está mal; pero he faltado muchísimo por tal y como he estado de ánimos.
Tras hablar el otro día con la supervisora, ya que ahora me encuentro "mejor" y no tengo trabajo que me agobie al que ir después de esto, me he comprometido a no faltar y si puedo, hacer alguna hora más y poder terminarlo cuanto antes. Son 210 jornadas, así que tengo para largo.


Más cosas positivas... a principios de Julio adoptamos 2 gatitas más, ya son 4. 3 hembras y un macho. Para ellos A y yo somos sus padres y nos siguen a todas partes de la casa. Cuando estoy mal siempre alguno de ellos está conmigo y dormimos todos en la misma cama (cosa que dentro de poco me van a acabar sacando porque no cabemos).
También nos fuimos de vacaciones el mes pasado, una semanita. Visitamos París y un parque de atracciones cerca de Barcelona. No fue todo lo perfecto que hubiéramos querido, sobre todo por tema dinero, pero la verdad es que desde ahí he empezado a  mejorar algo.

El Loquero y sus pastillas... he decidido dejarlo. Pero poco a poco.
Tengo tal tolerancia ya a los ansiolíticos que puedo tomarme 4 y estar tan fresca.
Los antidepresivos es obvio que no me hacen ni cosquillas cuando estás pensando en ahorcarte.
Así que, poco a poco, iré quitándolas. Total, la sanidad pública no me ha ayudado en NADA. Ni siquiera cuando comenté cosas sobre mis problemas de alimentación (que me costó una barbaridad poder hablar de eso) me han hecho caso. Se han limitado a cambiar de tema y fuera.
Claro, como ahora estoy obesa, no interesa, es tema pasado y nadie hace caso a los gordos que dicen estar mal con su cuerpo de manera enfermiza; por mucho ejercicio límite que hayas podido hacer, atracones o vómitos. Como ya no estás "flaca", ese problema ya no existe. Bravo.



En fin, creo que no voy a alargarme más, iré escribiendo más a menudo (espero); ya que a las mañanas puedo rascarme la barriga bastante en los Trabajos y así ir contando más cosas de mi día a día.
Voy a ver si "hago algo", que llevo aquí hora y media y ni he mirado los informes.

Un abrazo a las que os acordéis de mí, y bienvenid@ si eres nuev@.

 

martes, 7 de junio de 2016

Hoy he vuelto a entrar en crisis por una estupidez como un cambio de planes hasta el punto de no poder decidir absolutamente nada. si arriba, si abajo, si pizza o ensalada, si dormir o si luchar.

He faltado a mis 2 trabajos, aquí estoy, tumbadaen el sofá tratando de apagar la cabeza del modo que sea. Vómito, orfidal, cigarros de la risa, manta y series en el pc.

Buenas noches, a las 8 pm.


martes, 8 de marzo de 2016

Ya es Marzo? Puf.

Joder, si es que ni una entrada al mes hago, impresionante.
La verdad es que todo sigue cambiando poco o mucho, pero por una cosa u otra no paso por aquí ni a leer...


El tema peso sigo exactamente igual que la última vez. Días mejores y días peores aunque hace mucho que no me doy atracones o vomito. Trato de hablar del tema con la psicóloga cuando voy, aunque no siempre sale el tema o a lo mejor no lo considera tan primordial (y la psiquiatra ni hablemos, esa es simplemente el dispensador de pastillas...).

He encontrado otro trabajo, además del de la limpieza (donde resulta que me pagan menos de lo que me prometieron en un principio, pero en fin...) y ahí estoy, de dependienta en un Take-Away cafetería-prensa en la estación del tren. 
No parece que sea tan malo; el sueldo está bien y tal, no es estresante y aunque falta organización y TODO EL MUNDO vigila lo que haces como un Gran Hermano y lo van contando a los demás (incluyendo personal que trabaja en los trenes) pues parece que lo sobrellevo.

Eso sí, los días que tengo que abrir me pego unos madrugones del horror, a las 5 de la mañana... Y claro, me paso los días durmiendo por las esquinas.


A me ayuda con el trabajo de la limpieza, ya que el otro no le convenció y lo dejó (además no era nada estable) y de hecho va mas él que yo. También se puso a estudiar por las mañanas, así que al menos está ocupado pero apenas estamos juntos.

La verdad es que todavía sigo buscando una rutina, un horario al que aferrarme para poder organizarme y hacer más cosas. Tenía planeado que si volver al gimnasio, volver a japonés, la limpieza... Y al final solamente trabajo, como y duermo.
Supongo que como todo... a ver si pasan los dos primeros meses y me organizo con todo, sobre todo el tema $$$ que es lo que acaba siempre agobiando...


No sé qué mas decir, se ve que no estoy muy inspirada aunque quería pasarme a dejar constancia al menos. Mañana libro y A estará ocupado (el tiene tiempo libre el fin de semana) así que poca cosa creo que haga. Además lleva días que no para de llover y hacer frío así que tampoco da muchas ganas de salir que digamos.

Con la casa, vamos haciendo poquito a poco; ya se puede decir que está casi al 100% completa, salvo un par de chorradas. Pusimos teléfono inalámbrico y el internet se lo robo al vecino de arriba (que encima son una panda de subnormales) y me llegan 50 megas xD.
Compré un sofá por 50€ hace tiempo (no sé si lo conté) y mi prima me regaló otro mucho más grande, con lo que ahora tenemos dos.
Una estantería , los sofás, el pc, una mesita y ya tenemos el salón hecho. La tv y la Play Station la pusimos en nuestra habitación, ya que por internet podemos ver de todo en el salón o jugar y también tumbados en la cama.


Los gatos están cada vez más grandes. Son una monada y se pasan el día persiguiéndome por casa para que juegue con ellos, duerma o simplemente les haga caso.

Estoy contenta de estar aquí. Ya son casi 9 meses desde que me mudé y se nota. El tener espacio fuera del agobio parental es impagable. Claro que el tema del TCA lo tengo muy parado sobre todo por A y porque ya no es como que "nadie se entera", así que por eso y por no perder lo conseguido es por lo que trato de tirar hacia adelante, aunque tenga los mismos pensamientos y sentimientos de siempre.

            


Os dejo alguna fotillo de los enanos, a ver qué os parecen.

A ver si no vuelven a pasar dos meses hasta que vuelva xD

jueves, 7 de enero de 2016

Divagaciones 2016

Pues bueno, ya estoy aquí de nuevo, a contar lo maravillosa que es mi vida y que me ha tocado la lotería y todo eso. JÁ.


Llevo varios días deseando que se acaben las fechas navideñas; la verdad es que este año me he EMPACHADO de navidad, relaciones familiares y quebraderos de cabeza en cuanto a curro, regalos y movidas.


No ando muy fina en cuanto a estado de ánimo, puede ser porque me va a venir la regla en una semana o simplemente es que sigo igual o peor de la cabeza que siempre.
A se ha ido a trabajar en un sitio nuevo que le ha salido, lo de la cafetería aquella en la que nos metimos era peor que un timo piramidal: la gente trabajando porrón de horas y meses de deudas en salario. ¿Y yo? ni dos semanas estuve. Además, me pillé una gastroenteritis, aproveché y pedí la baja y di los 15 días para largarme de esa secta donde cada día hay un camarero nuevo. Por un sueldo de 500€ y trabajando a jornada completa no me merece la pena.

Si me pongo a detallar, ni acabo. Hay peña a la que le deben más de 2000 pavos, a otra 6000 y así. Lo mío serán unos 300 a lo mucho, así que a ver si dándoles la tabarra me pagan, que ni siquiera he llegado a firmar contrato y me enteré que me habían despedido al estar de baja (y porque yo llamé...) hacéos una idea del tipo de trabajo.


El lunes empecé de limpieza en una academia escolar, donde me pagan más que en la panadería trabajando menos de la mitad y solo voy 3 horas al día (o menos si A viene conmigo a ayudarme) y de lunes a viernes. Ni madrugar, ni festivos, ni fines de semana.

Y en teoría me quieren para largo, que son colegas de mi prima y ya me conocen de cuando estuve de buzoneo, así que 0 presiones y nadie dando la brasa. Yo voy, limpio, apago, cierro y a casa. Ni jefes, ni clientes subnormales, ni presiones de ningún tipo: solamente deja todo limpio y ya. 
Y son mesas, suelos y dos baños; que no es como limpiar un BurriKing ni nada por el estilo. Al menos eso es guay.


Con respecto al tema estrella de la casa, me siento como el culo. No termino de arrancar para ir al gimnasio, la comida ha sido un desastre total y aunque no me he metido atracones, sí que he comido lo que me ha dado la gana y también he vuelto a vomitar ocasionalmente.
Y ahora, lo de siempre: tengo que quitarme 15 kilos (kilo arriba o abajo, pero 15). Y los quiero fuera YA.


Ponerme ropa me da angustia, tengo 2 tallas más de lo que yo consideraba normal-gorda, así que podéis imaginar cómo me siento. Procuro ni siquiera mirarme al espejo al pasar o me dan ganas de llorar. Ni para poder follar me siento. Me bloqueo, me paro y mi cuerpo ni siquiera reacciona. Y me frustro aún más, me siento más vieja, más fea y más gorda. Más inútil, fracasada e inservible; donde parece que solamente las cosas se quedan en Stand-By si me empastillo lo suficiente para caer dormida y sin recuerdos.

¿Dónde quedó la determinación, la motivación y la fuerza de voluntad para estar matándome de hambre y de ejercicio? Necesito que vuelva, aunque me vaya destruyendo poco a poco.
Porque estar en este estado es exactamente igual, o quizá peor. Donde me esfuerzo por motivarme, por alegrarme o por poner interés e ilusión a la vida, pero donde todo eso se va a la basura y todavía la sensación es de ser un lastre más en la vida de otros.


No quiero que esto afecte más a mi vida ni a mi relación, A y yo estamos bien y nos entendemos, pero el problema soy YO con mi asqueroso cuerpo. Incluso a nuestros dos gatos a los que adoro con toda mi alma los dejo más de lado que de costumbre.

Simplemente no puedo sacar vitalidad de donde hay algo marchito. Me esfuerzo, de verdad que sí. Pero todos sabemos que no desaparecerá esa apatía hasta que la báscula y mi cuerpo empiecen a menguar.