martes, 17 de febrero de 2015

Martes. Sigo en sesenta.

No hay demasiada novedad para contar, las cosas siguen igual que en la última entrada, salvo que por fin ayer volví al gimnasio y hoy tengo unas agujetas en la cadera izquierda que no se pasan ni con naproxeno sódico.

La necesidad de volver a comer poco y mal vuelve. De volver a ayunar, de volver a hacer ejercicio hasta que caiga del cansancio. De NECESITAR ADELGAZAR.
De momento me conformo con controlarme, con comer sano 3 veces al día, de recortar comida basura que he vuelto a añadir innecesariamente a mi vida y volver a comer raciones pequeñas. Y a ver si así puedo bajar y mantenerlo.




Con el ejercicio, al menos ir tres veces por semana. Ayer acabó doliéndome la rodilla y el cuádriceps de la otra pierna lo tenía demasiado cargado, aunque al menos me llevé mis 40 minutos de elíptica y 30 de cinta aunque fuese caminando. Y hacer estiramientos como si no hubiera un mañana, que todo este tiempo de inactividad, de dormir hecha un siete y de estar en una cama que no es la mía pasa factura.

Ayer llegué a casa como si me hubieran molido a palos y acabé con dolor de pierna-cadera izquierda que me dura también hoy. Serán agujetas, pero voy como una anciana caminando.

Y ya la he tenido con mi madre esta mañana por el tema del gimnasio, porque no es normal que tenga que discutir con ella sobre si hago ejercicio o no (el día que no voy es cuando me la lía) y con el dolor de pierna que tenía y el tiempo fantástico de lluvia que hace, la verdad es que ni putas ganas de salir de casa.
Y es de las que te dice que si no vas a ir al gimnasio que vayas al menos a DUCHARTE porque la caldera gasta luz y la electricidad está cara y blablabláh. Que no tengo el polideportivo lejos de casa, pero QUE MIERDA?! Creo que en mi casa hay una ducha para algo.
Y ahora, después de comer, estoy mejor. Me lo noto, el naproxeno de la mañana ha hecho efecto y estoy mucho mejor, pero ¿sabéis qué? ODIO que nadie me tenga que obligar a nada, y mucho menos con el ejercicio. 
Ni que ella hubiese estado gorda alguna puta vez en la vida, sin contar el embarazo, para venir jodiendo con "hay que moverse". 
Por mis cojones que no voy, por mucho que me sienta mejor, porque no, porque estoy harta de tener que hacer siempre lo que se me imponga en esta puta casa, que todo sean quejas hasta por tener la luz encendida ("porque nos ha llegado una factura de 200€ de luz". HOLA? No he estado en todo Enero en casa). Que ya vale, hostias. 27 años que cumplo este verano y desde los 7 jodiendo con el puto ejercicio.
Que VEINTE años escuchando la misma puta música ABURRE.

Y luego cuando tratas de razonar, que tu señora progenitora de más de cincuenta tacos se ponga a gritar "LALALALALALALALA" 

PERO QUE ESTAMOS, SUBNORMALES, O QUÉ. Ni yo con trece años, colega.

Recuerdo que alguien me comentó una vez en el blog que no cayese en el error de echar a mi madre las culpas de mi trastorno alimenticio ni la mala relación que tenga que sea una de mis causas. ERROR.
Sé que no os he contado nada sobre ella, porque me da una SARNA física y un ardor que no os podéis imaginar.
De alguien que va por la vida que lo sabe todo sobre todo, que todo absolutamente tiene que ser como la Señora diga, que del deporte ella sabe más que nadie, que casi todo el mundo tiene peor cuerpo que ella (incluso tías con veinte años menos) mas luego infinidad de actitudes de niña pequeña o adolescente mimada asquerosa que me REPUDREN las tripas.

Y muchas muchas más cosas de haberme tratado como una puta mierda por estar gorda (y negarlo después) y luego tener que aguantar miradas y gestos de ASCO y CELOS cuando su ropa de repente me quedaba grande (antes de verano, que ahora ya puede volver a frotarse las manos porque no es así), que mi madre gasta una 36 europea (aunque ahora le va mejor la 38 y NO lo acepte) y de tirarte a la cara así como quien no quiere la cosa que ella, midiendo 1.65, pesaba 50 kilos y nunca ha pesado más de 55 y muchos más BLAHS.




Y de hacerme daño a mí misma con atracones, vómitos o incluso cortes de lo mal que me ha hecho sentir, de sentirte como una puta basura.


Y ya he perdido el hilo de la conversación, así que lo dejo aquí por hoy.
Meh.

15 comentarios:

  1. Creo que una cosa es honrar y respetar a los padres (que creo que es a lo que iba aquel que te dijo lo de que no cayera en el error...), otra cosa es echarles la culpa no más porque sí y otra muy distinta que efectivamente ellos carguen con la responsabilidad.
    No hay que sentirnos culpables por decir (y saber) que ellos influyen, nadie en el mundo está libre de pecado, ni los padres a los que tienes que honrar y respetar lo están.
    Comprendo a lo que te refieres, pero bueno mi mamá siempre fue demasiado flaca, le tuvieron que dar hormonas mucho años para embarazarse de mi hermana y de mi, desde entonces ya nunca más fue flaca. Pero mi hermana igual es un palo y bueno, por un lado es la hermana, siempre que vemos a alguien dicen: "ella es tu otra hija, verdad? la otra está más flaca" y por otro lado mi mamá diciendo "es que yo de joven era más flaca que tu e incluso más que tu hermana"...
    Por muchas razones yo les puedo echar la culpa, no sólo porque sí, hay muchas cosas que hay que reconocer que son responsables.
    xoxo yuki

    ResponderEliminar
  2. Gosh, tu madre es un espejo de la mía, toda la vida restregándome en la cara lo delgada que ella era y cómo yo no lo soy ni lo seré, tratándome como las bolas por gorda y cuando bajé de peso poniendo a la familia en contra para que todos me dijeran lo enferma que me veía por estar más delgada... es una putada.
    Es cierto que los viejos siguen siendo los viejos de uno a pesar de todo, pero hay algunos que no maduran jamás y la cargan con uno.
    Estoy absolutamente contigo.
    Un abrazo ♥

    ResponderEliminar
  3. No lo puedo decir mejor que las chicas, y cómo siempre me parece genial que te desahogues aquí, así estás un poco más relajada, al menos... besitos bella <3

    ResponderEliminar
  4. Yo solía quejarme mucho de mi madre. De hecho estuve como 3 años sin hablarle por motivos personales. Y con el tema de la comida era totalmente lo contrario a la tuya: si vamos de compras y pillo una 36 me echa la bronca y me come la cabeza para intentar que suba a la 40. Cada vez que sabe que voy a casa se encarga de que esté todo lleno de dulces y cosas que me gusten para que engorde. No sé qué es peor... Supongo que será peor que te hundan la autoestima a que te la suban de más... pero a mí me enervava de una forma cada vez que intentaba engordarme... Pff... Sentía que perdía años de vida cada vez que la tenía cerca de lo furiosa que me dejaba. Pero bueno, el tiempo pasa y por muy cabezota que haya sido siempre y muchos comportamientos irracionales que haya tenido que soportar, parece que poco a poco volvemos a hablar de vez en cuando. Cuando voy a Elche intento empezar de buenas. Nos vamos de compras, y cuando llevo ya una hora a su lado empieza a costar mantener la calma, pero bueno... poco a poco. Al fin y al cabo, son nuestras madres.
    Un besito muy grande Yuki!

    ResponderEliminar
  5. Mamá tóxica. Puteala hasta quedarte sin saliva. Eso no te lo va a quitar nadie!

    ResponderEliminar
  6. Ya... mi madre ha tenido comportamientos parecidos...

    De niña me llamaba gorda pero me seguía poniendo de cena filetes empanados y patatas fritas xD Eso es algo que nunca comprendere... Tenía 7-8 años podía haberme metido a practicar deporte o llevarme a un nutricionista infantil....

    Yo qué sé ... De estar con mi novio en mi casa y llegar ella mirarme y decir "está gordita pero es guapa" . XDD

    En fin.... y lo que peor lleva es que de no hacer deporte y comer mal ha perdido su tipillo y se está poniendo un poco deforme xD Con lo que parece que no duda en decirme si un día me ve más hinchada o más gordis....tssss

    Imagino que en cierta forma proyectan sobre nosotras sus miedos y frufrustraciones... espero no hacerlo igual con mis hijos...

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo en que no hay que echar la culpa a nadie de nuestras movidas, pero leyendo lo que escribías, lo único que pensaba era. menuda zorra, cómo le puedes decir eso a tu hija...

    Y lo de la caldera flipo colega, ¿de verdad gastas tanto con 5 putos minutos de ducha?

    ResponderEliminar
  8. Te admiro que quieras alimentarte de forma más sana y moderar la rutina de ejercicios, imagino que debe ser re difícil si te acostumbras, si un día no hago ejercicios me siento fatal, todo se va por el caño, suena fatalista pero así me siento.
    Sobre tu madre: Te comprendo, porque la mía tiene actitudes similares a la tuya, es que creo que algunas madres tienen problemas más grandes que nosotras mismas, son dignos casos de estudio o como leí alguna vez son las "madres psicópatas", que les importa más como las juzguen como madres que el bienestar de sus hijos, es como si concentraran todas sus frustaciones en nosotras, y es difícil, especialmente cuando eres pequeña y todo lo que dice tu madre es la verdad, el conflicto surge cuando razonas y te das cuenta que son más inmaduras que una nena, que no crecieron, son dañinas y no les importa serlo mientras hagan y digan lo que quieren.
    Mi consejo es que te valga. Así de sencillo. Por ejemplo sobre el tema de la ducha, no lo razones, duchate y ve al gym cuando desees, porque tu madre igual hallará otra razón para joder (disculpa la palabra pero es lo más apropiado). Así que haz lo que te haga bien a tí, tampoco hagas las cosas por contradecir porque sería entrar en su juego, sencillamente haz lo que planeas y que te valgan sus palabras dañinas porque igual las dará y tu sabes que lo hace porque le demuestras que te afecta.
    Esto es dificil decirlo, no sé si te ocurre lo mismo: Pero en mi caso, ya no siento lo mismo ni cuando es cariñosa, es como si me hubiera sacado una venda (hace poco), así que ni sus actos cariñosos ni dañinos me afectan como antes, sencillamente sé como es y lo que viene con ella. A veces si duele, me da ansiedad y rabia, pero ultimamente me esta valiendo lo que diga, ya no tiene el mismo peso porque ahora la veo tal cual es.
    No hay que permitir que nos sigan afectando, que al final creo que nos ven como competencia, en serio, quizá por la edad, el peso, que se yó...
    En fin, ignórala, creo que eso es lo mejor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Yuki pasa de todo y sobre todo de los super perfectos progenitores, siempre te leo aunque no suelo comentar pero hoy me he sentido muy identificada, mi padre me ha llegado a decir que daba asco y eso con 6 añitos (en esos tiempos mi padre media 1,60 y pesaba unos 100k) creo que cuando aparte de ser la gorda, la mole etc del colegio llegas a tu casa llorando y sintiéndose una mierda tus padres, los que tienen que estar para cuidarte y apoyarte, te hunden en la miseria, resultado, culpa , rabia y sobre todo impotencia, yo los culpo a diario, que se jodan, uno por amargarme la vida y la otra por permitirlo

    ResponderEliminar
  10. Las madres a veces son una desilusion tan grande, pero que hariamos sin ellas

    quizas no lo hace por mal esta forma en la que se comporta

    entiendela un poquito.

    Ojala que estos dolorcitos del gym desaparezcan pronto, se lo que es eso!

    besitos!

    ResponderEliminar
  11. Una cosa es echarle la culpa y otra muy distinta que te amargue la existencia. Si es una rayada y niñata, por mucho que sea tu madre, yo tampoco lo dejaría pasar. Además con más razón, tu madre te tiene k querer como eres, tengas 10 20 o 30 kg de más o de menos. Que está muy bien k te animé a hacer ejercicio k es saludable si, pero una cosa es aconsejar y recomendar, y otra imponer, exigir y obligar. Así que el que te dijo aquel comentario, que no se le olvide que cada uno es dueño de su vida y nadie más.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. lo peor que puede hacer un adulto es minal el autoestima de un niño. Más grave si es quien debe formarte y protegerte. Cómo no ha de dejar secuelas?
    Siento mucho que tengas que seguir viviendo con ella. Animos, Yuki

    ResponderEliminar
  13. Me encanta tu blog, me identifico contigo en muchos aspectos, te entiendo respecto a lo de tu madre, no me ha pasado con la mia pero si con una amiga y con un novio. Animo!!

    ResponderEliminar
  14. Que mal lo de tu madre, intenta que no te supere, aunque tener que convivir con ello tiene que ser terrible [y de paso, doy gracias a Dios por llevarme tan bien con la mía xD]
    Pero que te diga cosas para que no te duches en tu casa es tremendo, ¿eh?
    Vaya historia...

    Sobre mis canciones, ya las pondré, pero te dejo un enlace para que lo escuches [aunque es muy, muy indie xDD]

    http://thepoetrybook.bandcamp.com/

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  15. Buenas. Mira, al listo que te dijo que no le echaras la culpa a tu madre de ciertas cosas como se nota que no le tocó nada parecido ni por asomo. Qué fácil es ser moralista, joder.
    Es que te leo y me enervo viva. De rabia, porque me suena mucho lo que cuentas. En mi caso me tocó vivir con una madre que está loca.

    Putamente loca. De tener una personalidad de hija de puta destructiva y envidiosa insoportable, además de medicarse (aclaro que no me meto con quien tenga historias psíquicas que necesiten medicación, que yo hablo de lo mío porque sé de sobra diferenciar lo que es enfermedad y lo que es ser mala persona). Bueno,nada súper grave, que tiene una distemia :una depresión supuestamente crónica y hereditaria. Que me parto la caja, porque por esa regla de tres yo tendría que estar también tan podrida como ella viendo quien me ha criado...buagggghhhh.

    Y a mí que no me digan que vivir 20 años o más con alguien así que encima tiene poder sobre tí por ser un padre no te puede joder la vida a base bien.
    Aguanta lo que puedas si es que no te queda otra opción y ánimo.

    ResponderEliminar

Tírame una linterna :)