miércoles, 25 de noviembre de 2015

Y nos plantamos de golpe en Noviembre

Sé que llevo mucho, muchísimo sin pasar por aquí. Y la verdad es la de siempre: vuelves porque estás mal. No tanto como el pozo en el que me hundía a comienzos de este año, pero sí que de nuevo ando jodida.

Os resumo un poco porque realmente no ando demasiado motivada.

- Sigo en la casa que me mudé con A, tenemos dos gatitos y todo eso está bastante bien. La convivencia es buena y esas cosas.

- La depresión y la ansiedad han empeorado, pero voy a la loquera y a la psicóloga aunque me dan cita una vez cada mil años y la terapia es lo mismo que mis cojones.
Al menos ya no tengo ganas de morirme cada dos por tres. A menudo vuelve esa mierda, pero como una vez al mes o dos, cuando antes era casi a diario.

- He subido de peso. MUCHO. 68, 69 o no sé ni lo que llegué a ver. He vuelto a intentar bajar y estoy en los 67 o así. Un fracaso total.
Tuve que comprarme unos pantalones 2 tallas más grandes y aun así me echo a llorar casi cada vez que tengo que vestirme para algún evento o cita importante.

- El trabajo horrible. Nos echaron a los dos a la calle de la noche a la mañana y este verano ha sido bastante infernal en cuanto a estrés. Ahora estoy mejor del tema estrés-presiones-mal ambiente, pero hay un alquiler que pagar y no se hace por sí solo.
No hay una mierda de trabajo y el poco que hay no me llega ni para medio alquiler. Al menos tenemos paro y esas cosas.

-----Esta entrada la empecé a escribir el otro día y la verdad es que se me ha esfumado la inspiración y no sé ni qué más tenía que contar. En fin, esperaré a que se me vuelva a iluminar la neurona para contaros algo más.------

Me siento que ya no hay nadie de los que hablaba por aquí. En fin, gracias por leerme, a quien aún me siga.

viernes, 10 de julio de 2015

Sigo aquí

Han pasado muchas, muchas cosas.
Intentaré hacer un hueco o transcribir una entrada desde alguna parte y luego colgarla aquí, porque ni tengo pc ni internet salvo el del móvil.

Ya no vivo en casa de mis padres, aunque la casa nueva está a dos calles de la suya. A trabaja y vive conmigo y parece que todo va cada día mejor.

He tenido muchos días de estrés por la mudanza, el dinero y mil cosas mas que te pasan cuando cambias de casa y tienes que hacer millones de papeleos sin pillar días de fiesta para no putear a tus jefes (porque están jodidos de personal) y hacer de todo en el poco tiempo del resto del día.
También es verdad que se están portando muy bien con nosotros y me están haciendo muchos favores sin que se los pida o siquiera aspire a ello, como tener fiesta A y yo el mismo día u horarios similares, etc.

Adelgacé un par de kilos que volví a subir así que estoy igual que siempre. Al menos no me estoy atracando ni vomito, que es mucho. Intento bajar la dosis de ansiolíticos pero no me fío por el estrés.

No se que mas resumiros, no os he leído desde hace siglos porque ni tiempo ni WiFi tengo.
Y el plan de ir a casa de mis padres para esto, pues como que no.

Eso sí, echo muchísimo de menos a mis gatos -_- aunque traerlos aquí se que no es lo mejor para ellos.

Trataré de apalancarme algo donde escribir decentemente y así ponerme al día con vosotras.
Un beso.

sábado, 23 de mayo de 2015

Resultados.

Ser fuerte no es cuando tiras hacia adelante con tu vida como un autómata, eso es ser un puto zombie. Ser fuerte es cuando avanzas pese a tus problemas y que te importen una mierda, porque tú lo vales y porque por tus santos cojones que sales adelante.

Así que nadie me diga que soy fuerte. Yo soy un zombie.

---------------------------------------------------------------

Cada vez le encuentro menos sentido a escribir, siento que no me ayuda y que ni siquiera la telenovela de mi vida es interesante para nadie.

Voy a lo que venía, todo el tema del juicio: a pagar 3.000€ en un plazo máximo de 6 meses (la mitad de mi sueldo cada mes) y además 7 meses de prisión que he podido cambiar por trabajos comunitarios del mismo período de duración.

Y el otro de rositas. Hale, ya lo he dicho.

La operación de mi madre salió bien, pero verla jodida justo nada más salir del juzgado (estando como estaba ya al borde de un ataque de ansiedad-pánico) hizo que acabase colapsando. Llorando histérica, con sensación de que me ahogaba, de necesitar salir corriendo, huyendo, de querer desaparecer de ahí y de todas partes. Una necesidad vital, de vida o muerte, de salir o morirme ahogada.

Para poneros en situación, a las 14.15pm estaba en el hospital y salí de allí en moto sobre las 14.30. Para qué mentir, fui a toda hostia, a más de 90km/h en zonas de 40 y así. Con mucho tráfico y como para haberme partido la crisma.
Llegué a mi casa 14.40, subiendo en el ascensor mientras llamaba a un taxi que me llevase a la estación de buses (que el bus salía a las 15.15 y ni siquiera tenía el billete). Metí en un bolso grande un par de mudas, un par de camisetas, zapatillas de repuesto) (iba en tacones) y unos shorts por si acaso. Cogí dinero sin mirar cuánto, puse comida a mis gatos y salí corriendo porque el taxi ya estaba esperándome.
Entre las 14.55 y las 15.00 salí de mi casa y le pedí si podíamos llegar a la estación de buses (que está lejos y además siendo hora punta donde la gente va a trabajar iba a haber bastante tráfico) y si no llegaba, que no pasaba nada, que me dejase en mi casa y al menos me había dado un paseo.
El taxista fue un máquina, a las 15.05 ya estaba casi allí. A las 15.10 compré el billete de bus y salí corriendo para subir antes de que saliera.
A Barcelona.

Reservé el billete de vuelta (en avión) y el hotel vía móvil durante el trayecto del bus (que 8 horas dan para mucho). Dormí, hice transbordo en Zaragoza, me vi una peli y demás.
A vino a buscarme, llovía bastante y yo estaba que no podía ni decidir entre derecha o izquierda. Le encargué que organizara la cena y me comprase porros. Sólo quería dormir con él, apagar la cabeza y descansar.

El miércoles había pedido el día libre en el trabajo, así que por eso pude viajar. El insomnio no me dejó dormir más de 6 horas y nos levantamos, desayunamos algo por el camino y fuimos a pasear por el centro hasta que a las 6 de la tarde mi cuerpo dijo que hasta aquí. Destrozada, volvimos al hotel, muerta de frío y agotamiento. Llamamos a telegordo, cenamos, un par de porros, pastilla para dormir y a la cama, que me tocaba madrugar a las 6.30 para ir al aeropuerto.
Porque el vuelo era a las 10 de la mañana, aterrizando a las 11 y llegando a las 13-13.30 a mi ciudad. Y yo entraba a trabajar a las 15.00.
Con todo, me dio tiempo a visitar a mi madre en el hospital, llegar a mi casa, ducharme, recoger las cosas y salir con la moto a trabajar. Hasta las 22.00.
Me dijeron mis compañeras que se me veía una cara horrible, aunque hice lo posible por adecentarme; hasta mi jefa la más rancia me quería mandar a casa antes y le dije que no, que bastantes horas les debo ya como para deber más.
Odio las deudas y los favores de ida y vuelta.

Esa noche dormí 12 horas, pero como si no hubiera dormido ni 5. Ayer en el trabajo estaba igual de destruída. En casa me dio otro ataque de pánico-ansiedad (mi madre bajó del hospital ayer, todo bien) y acabé diciéndoles que tengo depresión, estoy yendo al psiquiatra y tomando antidepresivos.
Se lo tomaron muy mal, muy preocupados, muy jodidos y tristes. Mi madre me abrazó y me dijo que si me pasaba algo ella se moría y muchas más cosas. Yo tenía que irme a trabajar, no podía aguantar más presión y mucho menos el sentirme víctima.

Me eché todos los potingues que se me ocurrieron para que mi cara estuviera más decente, pero las ojeras y la cara de destrozada no se quitan tan fácil. Encima, estoy hinchada como un globo de todo el estrés, de retener líquidos, estreñimiento y la madre que me parió.
No vi la hora de irme a casa. Llegué, hablé un poco por teléfono con A y me dormí, hasta esta mañana. Donde todo sigue para adelante aunque no quiera, donde la responsabilidad hace que mi cuerpo funcione como un robot, no por supervivencia ni diversión, ni ilusión. Ni siquiera por ganas de decir "voy a salir de esto".

Y el día 3 tengo que volver al loquero. Necesito que se acabe este mes ya. Mayo y sus flores me están sobrando desde hace muchos días.

Siento no adornar la entrada con texto coloreado ni fotos. Simplemente no puedo ya con nada. Escribo sin ganas, ni sé cuándo me pasaré porque todo se me hace sumamente repetitivo con un pequeño "a peor" cada vez.

Si habéis leído toda la parrafada, gracias por vuestro tiempo.

domingo, 17 de mayo de 2015

Pasada fugaz

No tengo ganas de escribir desde hace varios días, imagino que estoy inconsciente o conscientemente esperando a que pase esta puta semana para ver qué pasa con todo.
El martes, ese día de mierda.



Tan solo dos días más de trabajo y llega el caos, la depre y la autopromesa de que me voy a empachar a porros. Y encima el pobre A lamentándose por no poder estar aquí.

Al menos me alegró la semana con su visita mensual (moratones incluídos por la visita al patinaje sobre hielo, como se ve en la foto).



Se me jodió el móvil, he perdido prácticamente todos los contactos que tenía y me tuve que comprar otro y hacer un duplicado de SIM. Genial, más dinero tirado a la basura.

Me aprieta la ropa. Mucho. La báscula ronda los 60 y añoro mis 54 kilos pero por estúpido que parezca, ni siquiera hago ejercicio. Ni dieta. Solamente como poco salvo los días de "vacaciones" de A, donde vuelvo a engordar lo perdido.
¿Y qué es lo que toca? ¿volver a vomitar todo salvo el desayuno mientras me mato a ejercicio? ¿Y voy a poder aguantar con el trabajo? ¿Y si puedo? ¿Y si no puedo?
No sé qué hacer, la verdad es que anímicamente he mejorado en ese sentido pero el peso ganado me destroza.

Poca cosa más para contar. Que sigo respirando. Y esperando.

jueves, 7 de mayo de 2015

Sigo sin cambios

Holi, te das cuenta que estás totalmente harta de tu vida cuando todos los días te parecen un único día infinito donde siempre haces lo mismo y nunca acaba; te odias tanto o más que siempre, no hay nada que altere la rutina salvo quizá esa semana en la que por 3 días (si hay suerte) puedes ver a ESA persona.


Volví a vomitar y a atracarme -genial, ¿eh?- volví a querer dormir infinitamente, volví a querer estar anestesiada eternamente con los porros, volví a sentirme un ser inservible y carente de valor, sin objetivos, sin utilidad, sin futuro.
La Fluoxetina creo que me dificulta la purga, pero tengo claro que no pienso suprimirla ni cambiarla así como cuando me pasó con el Alprazolam. Es lo único que puede hacer que mañana siga respirando. Simplemente me jodo y trato de no volver a lo mismo.
Del esfuerzo creo que hasta me sangró alguna zona de la nasofaringe -ni lo sé ni me importa- y me salieron petequias en los párpados de los ojos, cosa que nunca me había pasado porque siempre se me ha hecho tremendamente fácil vaciar el estómago. Y el peso sigue igual o peor. Conseguí milagrosamente ver un falso 57.9 pero sigo danzando por los 59. Así de guays.

Estaba incluso empezando a tener un SPM catastrófico y como me conviene hacerlo y con el anticonceptivo que uso, puedo, me adelanté la regla una semana. Fuera.
Que me venga este finde y el lunes o el martes a la mierda.

Se me va a hacer un mes eterno no, lo siguiente. Al menos la semana que viene viene A.
¿La siguiente? Juicio y operación de mi madre el mismo día. Y se quedará en el hospital unos 5 días y a ver quién la aguanta luego.
Como que me sobra una semana de este mes por lo menos.
Después, el mes que viene, loquero de nuevo. Y organizarme a ver cuándo vuelvo al fisio, porque el día del Loquero no voy ni de blas y después me viene bastante mal. Y mi cuerpo está molido.
Y del gimnasio para qué hablar. Me estoy notando fofa, blanda. Y ayer me dijo la fisio que la musculatura de mis piernas es más débil. ¿Hola? 
GENIAL TODO.

Y todo esto se junta en un día eterno que nunca acaba y nunca encuentras espacio para hacer nada, un quieroynopuedo eterno, un debo pero no quiero y un sinfín de excusas que me autopongo para no hacer la mas mínima cosa que antes siempre estaba deseando hacer.

JuevesLunes de nuevo, comienza la semana tras mi descanso de ayer. Cierro con la Rancia toda la semana -aunque vaya de simpática conmigo porque le conviene- 
Que llegue el lunes ya, joder. Y al menos la semana que viene cierro con la otra, que es más divertida y más lianta. Como que acabamos un día ciegas a porros, otro día bebiendo sorbete de cava con helado de limón y tal. Y es mi jefa, pero mola.
Como digo yo, si tengo los deberes hechos, está todo limpio y recogido y no hay nadie, toca relax. (・∀・)

Hale, me voy al tajo. Otro día más.


miércoles, 29 de abril de 2015

De nuevo aquí. Sintiéndome sola. Que a la escasa gente que pueda llegar a importarle mínimamente, están a infinitos kilómetros de distancia. Que no veo a un solo ser humano que me quier, aqu, a mi alrededor. Porque no es lo mismo que te aprecien a que te quieran. Ni que te quieran porque eres familia y ya cae como obligación casi.
Que ni yo me quiero. Yo me odio, me doy asco y me repugna ser como soy y hacer lo que hago, comer como como y tapar todo bajo una máscara que se va resquebrajando cada día un poco más. Cada minuto. Cada segundo.

Vivo anestesiada por las drogas legales, ilegales o que mi propio cerebro genera. Y cuando el efecto se medio disipa, todo vuelve a su sitio.
Comer hasta reventar, vomitar hasta sangrar.

Y quizá, sólo quizá, un abrazo podría hacerme sentir mejor. Querida. Acompañada. Calentita y arropada.

Es triste que sea mi gato quien más cariño físico me brinde en mi día a día.

sábado, 25 de abril de 2015

El Loquero y más cosas.

Llevo unos cuantos días sin aparecer, lo sé.
Y la verdad es que no he tenido ganas de escribir para contar prácticamente lo mismo de siempre y además he estado deprimida desde el lunes hasta el jueves por la tarde. Mucho. Con algún que otro pensamiento suicida de nuevo, lo cual no me gustó una puta mierda.

Como no sé si os lo conté, la semana pasada volvió a venir A de visita, 3 días. El resto de la semana la recuerdo aburrida de trabajo, con mal tiempo y poco por hacer. Ni siquiera fui a japonés porque me sentía ridícula por ir sin estudiar absolutamente nada (igual que me ha pasado esta semana, aunque sí he ido esta vez).

Recuerdo haber tenido un Lunes de mierda muy gorda, discutir en casa y meterme a la cama después del trabajo sin cenar y drogada a pastis de dormir. El Martes me levanté parecido, quedé con mi compi de curro italiana y aparte del desayuno solamente cené un par de sándwiches mixtos y patatas fritas (y me sentí una puta obesa por ello). El Miércoles, día de Loquero, estaba jodida. Fui y me tocó una señora bastante maja, así como de 60 tacos (psiquiatra). Me hizo preguntas generales pero igualmente ya me desenterró sentimientos y sensaciones de mierdaputa y me hizo pensar al decirme (y darse cuenta de esto en media hora de sesión o menos) que "me castigo por todo". Me preguntó si cuando hago algo bien me doy algún premio, y la respuesta fue rotunda: NO. 

Simplemente porque cuando hago algo bien mi cabeza lo toma como un "es lo que debes hacer, no es nada excepcional". Y por eso cuando la cago me destruyo tanto mentalmente y me siento tan frustrada e inútil. Incluso por cosas que hayan pasado hace años.
No me ha subido la medicación y se le olvidó actualizarme las pastis para dormir. Fail.
Ahora tendré que ir a la retrasada de mi doc a pedirle más.

En mi casa puse la excusa de que tenía clase de japonés y al salir del Loquero me fui a un monte de aquí cerca a pegarme la Gran Fumada, hablar por teléfono, llorar y desahogarme. Como 2 horas y media que me tiré allí arriba; al menos no llovió.
Llegué a casa, me "premié" (tal cual, así lo sentí después de la charla) con comer algo al mediodía -unas gulas y unas Ruffles de bolsa, que me apetecían muchísimo- y me acabé quedando frita unas 2 horas de siesta.
A la tarde pensaba haber quedado con B y pillar de nuevo Verde, porque me lo fundí, pero no dio señal de vida y yo me quedé en casa con la sensación de haber tirado el día a la basura, empeorado por haber cenado en familia después.


El Jueves me mandaron de nuevo a la heladería pequeña sola. Organizándome a mi bola, reponiendo a mi bola, con música a mi gusto y atendiendo a mi ritmo.
Incluso me vinieron un grupo de 50 franceses que atendí en un pispás, muy organizado, sin estresarme y acabé por animarme algo al ver que era capaz de hacer las cosas por mí misma.

Ayer tuve clase de japonés antes de entrar a trabajar, y me fundí. Llegué al trabajo sintiéndome enferma físicamente y solamente quería irme a mi casa (el martes también me dio un ataque de ansiedad que flipas por la tarde y acabé tomando 4 pastis en total en el día, una burrada). Al final a eso de las 7 remonté y pude ir haciendo las cosas mejor. Tampoco tenía hambre y todo me caía como una patada al estómago, así que ni siquiera pensaba comer nada en el día si no me daba hambre. A eso de las 8 noté el gluglú y me di cuenta que estaba mejor. Cené, terminé mi jornada de curro y a casa a dormir.

He debido pillarme un catarrazo o gripe de flipar, tan gordo que me ha afectado a los ojos y llevo días sin poder ponerme las lentillas y amargándome con las gafas. La cosa es que aparte del mega cansancio que tengo todo el día, a lo más solamente paso frío, cosa que ya me pasaba con la depresión. Lo demás lo corté de raíz con las pastillas japonesas milagrosas del resfriado, pero sigo con los globos oculares sensibles así que dejaré reposar la vista hasta el Lunes o Martes.

Hoy Sábado tengo un día que ni fú ni fá. No tengo demasiadas ganas de currar pero bueno, es lo que hay. Ayer me fumé otro porro y me apagó bastante la cabeza y me he preparado uno para cuando salga del trabajo, por si me apetece.
Le pillé media piedra a mi compi la italiana, ya que B no apareció y siempre prefiero el Verde, pero a falta de pan, bueno es el pan Bimbo.

Os leo, pero sorry si no respondo a ni dios, sigo intentando tirar para adelante y la inspiración brilla por su ausencia.

Ah, y el peso. Sigo mas o menos en 58,5. Tuve que laxarme porque llevaba un atasco flipante y entre la regla y comer alguna putamierda con A los días de fiesta es un milagro no estar más gorda.
Me peso pero no me mido. Me da pánico ver un % de grasa alto al no hacer deporte y eso que el otro día me probé unos shorts de la 34 de Zara y aunque en otro modelo mi talla era la XS (estando con la regla), me compré la S por si las moscas y para no sentirme butifarret.



Besos.

lunes, 13 de abril de 2015

Positividades.

Creo que hace tanto que no pongo nada positivo por aquí que se me hace hasta raro. 
Y hoy me ha dado la vena de escribir, así, porque yo lo valgo. En pijama y a menos de 20 minutos de tener que salir pitando al trabajo. Así que seré breve, más que nada por mi querido, querido estrés.

Hoy vuelve A hasta el jueves (y pensaba que había perdido el tren, joder quétontoqués, puto susto me ha dado) Ya os contaré bien el rollo porque veo que me pilla el toro con el tiempo >_<

Me corté el pelo hace unas semanas (no sé ni si lo conté) ahora llevo media melena capeada en lugar de pelo semi largo y haciendo review, en un mes he bajado casi 2 kilos y no veáis si lo noto en los pantalones. De 61,2 a 58,5. Ahora me toca la Roja así que trataremos de seguir comiendo poco, ni ver ni oler la comida mierder y seguir más relajada.

Y las que de verdad me conocéis os va a sonar mega raro: casi no tomo café. Ni Coca Cola (zero).
El cubo del desayuno y a lo mejor una lata con la cena. Y no por modas raras, sino por no alterarme demasiado con la cafeína (que las pastis de la ansiedad me sirvan pa algo, coño) y porque no tengo ni tiempo de beber entre horas Coca Cola.

Y estoy con catarro, que me ha afectado a un ojo y no puedo ponerme lentillas. Pastillazas japonesas milagrosas y p'alante. Y a joderse con gafas hasta que se recupere la vista >_<

Salgo ya, que es mutarrrrrdeeee >___________________________<
Besote.


jueves, 9 de abril de 2015

Y al final...

Vuelvo al trabajo. Entro de tarde y continúo mi horario según lo planeado. Los miércoles fiesta, etc. Ya recuperaré las horas del martes haciendo alguna otra extra.

Cuando fui a entregar el uniforme estuve hablando con mi jefe (son 3 ahora, las dos hermanas y el marido de una) y directamente me preguntó seriamente si yo me quería ir, a lo que obviamente le dije que no, pero que la situación se me estaba haciendo insostenible y me estaban forzando a ello, aparte de que una de las jefas que fue la que tuvo la movida conmigo no iba a querer que volviera y demás.
Tras varias horas de charla, todo ha quedado por fin solucionado. Hablé con los 3 y realmente no querían que me fuera. Con la que me lió la movida nos pedimos disculpas mutuamente (aunque sé que no era mi culpa del todo, pero es igual que yo de carácter y la comprendo) y acabó hasta dándome un abrazo.


Creo que han sido unas 24 horas non-stop sin parar de llorar por una cosa o por otra.
Hablé con mi compañera del trabajo, mis padres, A, S... y todos me apoyan y me dan la razón. Y obviamente todos se alegran de que me quede, porque también sabemos a qué pozo vuelvo a caer sin trabajo y sin nada.

Acabé el martes totalmente destruída, fui a buscar a A y me vio lo demacrada que estaba y me abrazó. Al menos me había quitado todo el peso de encima al haber solucionado las cosas con mi trabajo y aunque la noche del martes no fue muy buena, pudimos disfrutar del miércoles con un perfecto día primaveral y de cielos despejados retrocediendo a la infancia en un absurdo pseudoparque de atracciones que tenemos en esta ciudad, pero que todas las chorradas siempre es sabido que nos alegran.

Esta mañana he tenido que madrugar a las 6 para llevarlo a la estación de tren, recoger mi maleta y vuelta a casa de mis padres. Nada más llegar me he vuelto a meter a la cama, otras 4 horas. Entro a trabajar a las 4pm y necesito estar lo más recuperada posible.


Muchas gracias por vuestros comentarios de apoyo y mensajes, de verdad. Quedan dos semanas para ir al loquero y espero por favor que me suba la medicación de los antidepresivos, aunque eso me implique tener cero deseo sexual (que ya lo voy notando por desgracia).

Solo pasaba a agradecer  y a contaros las nuevas, un beso chicas.

martes, 7 de abril de 2015

Otro tortazo de la vida

Ya no tengo trabajo.
Me han/he despedido. Qué mas da quién. Ayer a la noche, tras una movida que me comí sin ton ni son, ya hoy no he ido.

El ánimo destrozado, la autoestima más soterrada que nunca y de nuevo la sensación de que nunca hago nada bien, de que no sirvo y de que nunca, nunca, seré suficiente.

Al menos A viene hoy a la noche a pasar mi supuesto día de fiesta (miércoles) conmigo antes de volver a trabajar él la tarde del jueves. Al menos tendré a alguien que me abrace por las noches y me mienta piadosamente al oído diciendo que no pasa nada y que todo va bien.
Y trataré de creerlo, porque ya no tengo fuerzas para más.


Y sí, he adelgazado. 58,5kg de esta mañana. Pero a costa de casi ni comer y pasarme el día sudando la gota gorda en el trabajo, currando sin parar. Pero eso sí, no era suficiente según se ve.
Ni siquiera tengo la esperanza de que sea una cifra que dure de hoy a mañana.

Siento no pasarme a leeros detenidamente ni a comentar, de verdad. No tengo fuerzas para nada, solo quiero apagar todo, entrar en un coma profundo donde no me entere de nada y simplemente mi cuerpo funcione hasta que mi mente sea capaz de reconectarse.


miércoles, 1 de abril de 2015

Pasan los días

Y sé que llevo sin aparecer mucho, pero realmente no tengo casi nada para contar.


Los días transcurren lentos, con altibajos emocionales, con insomnio ocasional y restringiendo a veces sí- a veces no las comidas.
En el trabajo muy parecido, ayer por fin cobré el primer sueldo y siempre ese empujoncito ayuda.

Voy a pasos de caracol, pero al menos avanzo. No estoy tan tan deprimida, aunque el frío interno no se me va casi nunca. A veces incluso me río de payasadas en el trabajo, pero otras veces vuelve la Sombra y va pesando un poco más cada rato que pasa sobre los hombros.

Básicamente concentro toda mi energía en sobrevivir al día, al trabajo. Y si sobra algo, planear y hacer alguna otra cosa si me veo con ganas, y si no, disfrutar de tener algo de paz.
Y si no se puede, meterse a la cama lo antes posible y mañana una nueva dosis y una nueva rutina.

Trataré de escribir un poco más seguido cuando me vea inspirada, un beso para todxs :)

sábado, 21 de marzo de 2015

El colapso y demás cosas por contar.

Pues sí, al final terminé colapsando (como se pudo ver en mi última entrada) 
-Que por cierto, Kiffi, para nada acertado tu diagnóstico de personalidad narcisista. Yo cuando escribo las cosas de cierta manera es por algo y quien de verdad me conoce sabe que pienso siempre primero en los demás. Pero okay, gracias por el comentario igualmente-
Os cuento un poco cómo van las cosas y cómo han estado yendo, no quiero preocupar a nadie más de la cuenta (porque como siempre, cuando veo las cosas desde fuera, me siento ridícula por montar el cristo del siglo y siempre me da la sensación de que no es para tanto).
Creo que lo primero de todo es daros las gracias a todas las que os habéis preocupado por mi y me habéis dejado algún mensaje de ánimo, se agradece mucho aunque tu mente esté hecha un cromo.


Todas sabéis que me estreso siempre y mucho. Con todo. Con el mas mínimo cambio no planificado y sobre todo cuando es malo.
Pues bien, resulta que todo el estrés se me fue acumulando como miguitas de pan que vas siguiendo por el camino hasta toparte por fin contra una pared que no puedes cruzar ni escalar. No es que fuese un único motivo, es que simplemente llegué a sentir que no podía seguir afrontando mi vida, que ya no aguantaba tanta presión, que no era capaz de manejar todo lo que me estaba cayendo y que solamente quería dejar de existir o reencarnarme en alguien nuevo, con familia nueva, con vida diferente. No es que tuviera el impulso del suicidio, ni siquiera recurrí al Self Injury, no era ese grado de auto odio, sino simplemente de no poder soportarlo más y sentir que ibas a acabar explotando en miles de pedazos.
Porque aunque no lo parezca, yo siempre he dicho que quiero tener un futuro normal, ser normal y tener una familia normal. Aunque luego haya sentido que no podía más y que si todo se acababa iba a ser la solución. Y por esto mismo fui al médico, porque en el fondo sí quiero tener un futuro.
Aclarado esto, sigo.

Creo que el colapso llegó al cénit cuando me llegó una citación para el juzgado para el mes que viene (que al final se ha cambiado al mes siguiente) donde voy como acusada y tal por una movida de hace un par de años (sí, me detuvieron y toda la pesca. No me enorgullezco, pero poco fue lo que le rompí la cara al subnormal con el que tuve la movida). Y creo recordar que el tío quería pedirme un rollo de 12.000€ (cuando la movida la empezó él y yo le metí mi denuncia correspondiente porque obviamente yo también recibí mis hostias). Y bueno, el rollo es que como el tío fue a sacarme pasta, le echó cuento para que le dieran un punto de sutura (que creo que ni fue cosido, sino de los de papel) y como yo no necesité, sus heridas son más graves y yo fui detenida. BLAHS.
Porque quien repartió la primera hostia fue él, además de que estás pegando a una tía, subnormal.

El caso es que el rollo del agobio que yo ya tenía de base con el tema del dinero para poder ir ahorrando para mi futuro + japonés + elrestodecosas (porque a día de hoy tengo cero ahorros, cero propiedades y cero de nada) fue como otro hostión enorme por el tema de que si me hacen pagar lo que sea, sea más o sea menos, me lo embargarán de la nómina (si es que tengo trabajo) y si no, me lo harán pagar igualmente. Que ojo, también puede pagarme el otro a mí, pero es que ni quiero puto dinero, lo que quiero es que me dejen en paz.

La cosa es que cuando pasó todo esto yo llevaba como 2 años o más sin trabajo y podría haberme declarado insolvente y haberme mandado trabajos comunitarios y bye. Pero no. Ahora consta que tengo dinero desde el verano pasado y poco se puede hacer contra eso.
Que en caso grave pueden pedirme hasta 6 meses de cárcel (sí, a ese nivel de WTF), pero que me dijo la abogada que eso no iba a pasar y aparte que siendo primer delito no entras nunca en prisión y mierdas. Y que yo tenía las de ganar porque el tío había ido al juzgado de muy malas maneras, que su versión no era tan coherente como la mía y muchos mas blahs
Que al final el que decide es el juez y ahí no hay nada que hacer.
Yo que sé, ya veremos qué pasa.


Ese mismo día tenía clase de japonés y preferí hacerla por Skype porque no me sentía con fuerzas para ir allí tras recibir la notificación. Además, pedí cita para mi doctora ese mismo día (tuve suerte y tenía hueco) y además, mejor para mí, estaba una sustituta (mi doc no me inspira mucha confianza) y ya con toda la que llevaba encima le conté más o menos las cosas. Al haber tenido el año pasado un episodio de ansiedad me derivó directamente al psiquiatra, que tengo cita el mes que viene, y me dio unas pastillas para ayudarme a dormir y antidepresivos (que yo le pedí, porque ella decía que quería que me vieran así tal cual en ese estado. Pero es que sin ellos directamente habría acabado dejando el trabajo por imposibilidad de seguir con mi vida).
Y ya ha pasado un poco más de una semana y mi estado de ánimo se va estabilizando, aunque tengo momentos en los que me entra la risa estúpida por gilipolleces (donde yo misma me veo y digo "qué coño haces, retrasada") y momentos en los que siento como se me cae el peso de todo encima y me deprimo de nuevo, aunque no al nivel de los primeros días de dormir con ataques de ansiedad y de pánico, llorando y queriendo morirme. Menos mal.



En cuanto a la gente y el trabajo: sigo con los horarios que tenía, aunque no sé cuándo me los cambiarán y eso al menos me da cierta estabilidad (de momento).
A ha estado apoyándome todos los días, y sigue estando, aún cuando él no está bien y fue por su parte al médico también a que le recetaran alguna cosa y lo derivaran al psiq. 
Y me siento mal porque las veces que él haya podido estar mal yo no he podido ayudarlo por tal y como estaba de hundida. Que sé que mínimo lo que tengo es una depresión de caballo, pero el resto ya me lo irán contando.

Tuve que decidir empezar a sacar gente y zanjar temas de mi vida o todo esto iba a acabar conmigo. Así que llamé YO a S (sí, vale, muy mal, pero necesitaba ordenar la cabeza de alguna manera y dejar de esperar la llamada) y las cosas han quedado en un "ya te lo puedes currar y hacer méritos porque me has jodido muchísimo" y se ha quedado bastante preocupado/rallado por el tema de mi depresión tan chunga, porque si bien él ya sabía que he estado hasta peor, no con el límite de querer morirme.
Y como me conoce, lo que me dijo fue "sé cómo eres y no haces las cosas a medias así que lo que me jode es que como acabes por decidirlo, lo haces y se acabó. Y yo no quiero perderte porque después de esto ya no hay nada más y me quedo sin ti". Algo así, tampoco recuerdo las palabras textuales.
Pero sí, en eso me conoce bien: yo las cosas o las hago bien o no las hago, y eso es con todo en mi vida.

También mandé un whatsapp a K para ver si quedábamos para cenar el sábado pasado (y lo avisé como el miércoles o así). Todavía sigo esperando.
Pues bueno, yo ya he hecho el intento, no voy a seguir persiguiendo a todo el mundo, porque la que necesita ahora mismo ayuda soy yo y no que encima tenga que seguir esforzándome por los demás.

Bloqueé a varias personas del chat que suelo/solía visitar (de TCA). Porque vamos a ver, no es normal que te diga que estoy muy jodida y me cuentes historias de patio de colegio de críos de 10 años y que cuando te diga que ahora no tengo el momento me digas que ok, sorry y sigas con el tema.
Problemas innecesarios añadidos no, gracias. NECESITO TRANQUILIDAD.


En el trabajo las cosas van. Días buenos y días no tan. Pero como andan justas de personal y saben que ellos pueden mandarme a la calle de hoy a mañana sin avisarme PERO también saben que yo puedo hacer lo mismo, de momento no se están pasando.
Porque les cuelgo el delantal mañana mismo y se quedan vendidas
Y son retrasadas, porque mucha gente ha dejado CV's y ni han hecho entrevistas porque andan no queriendo gastar ni un duro más. Bah. Ellas verán con su negocio.
El contrato que me han hecho es en teoría indefinido y puedo considerarme mileurista (aunque no sea del todo cierto), aunque con 10 meses de prueba (WTF pero así es la fantástica ley en España) y bueno, parece que quieren dejarme más responsabilidades de cara al año, como incluso dejarme llaves del local y enseñarme a cuadrar la caja y esas cosas.
Ya veremos. Yo no pongo la mano en el fuego por nada ni nadie.


En cuanto a mi peso y mi imagen, cada día estoy más gorda. Y me doy más asco. El peso pasa de los 60 kilos y ayer casi me da un mal cuando vi un 62 (hoy de nuevo 60 y pico). Y me probé unos vaqueros del invierno pasado que no me cierran y casi no me suben de los muslos.
Y mi cabeza lucha entre no dejarme deprimirme más gracias a las pastillas y un Pontelaspilasyaputagorda y empezar a comer menos, volver al gimnasio (porque os podréis imaginar que estos días he tenido más que de sobra con trabajar decente y dormir) y bajar de peso.


En mi casa, me han visto jodida un par de días y me han dejado bastante en paz. Pero como nada en esta vida dura para siempre, en cuanto me ven medianamente activa, vuelven a la carga. Así de guay.

Y yo, lo que necesito es estar con el menor estrés posible para ir drenando el que ya tengo acumulado de antes, que nadie me tire mierda y que por favor, POR FAVOR, que me dejen respirar.
Porque siento que me ahogo y que cuando abro la boca me entra agua en los pulmones.


Así para finalizar, os dejo el diagnóstico de la doctora para enviarme al psiqiatra:

Paciente de 26 años, acude por alteración del estado de ánimo. Predomina negativismo, manifiesta deseo de morir, autocrítica, cree que merece un castigo. Afectación en "todos los aspectos de la vida".
Insomnio asociado.
Hace 1 año, proceso similar.
Plan de inicio: Ansiolíticos, Hipnótico y Fluoxetina.
Solicito valoración, etc.


Siento la entrada larga, pero como veis, había bastante que contar. Un besote.



lunes, 16 de marzo de 2015

Perdona, pero voy a ser egoísta.

Porque llevar varias semanas al 97-98% de mi capacidad mental ha hecho que llegase al 99% el otro día de nuevo, donde un 99 significa atracarse a un nivel extremo, querer morirte, no poderte levantar de la cama y llorar por todo y por nada.

Porque si alcanzo el 100% será para acabar con mi existencia de una vez por todas.

Porque ahora que he bajado al 95 o 96% con antidepresivos, ansiolíticos, pastillas para dormir y una próxima cita con el psiquiatra lucho por no subir ni un 0,1%.

Y por todo esto, soy egoísta y no puedo ayudarte. Ni siquiera a mí misma.


Solo me conformo con sobrevivir sin empeorar.

domingo, 8 de marzo de 2015

Pasan los días... Domingo

No tengo novedades para contar, solamente han sido un par de días de trabajar-casa-trabajar. Mi peso anda demasiado alto, hoy ha marcado los 61 exactos, aunque el otro día con laxante casi estaba en 59, lo que me indica que estoy sobre los 60 mas o menos.
Mañana que es lunes y tengo 4 horas muertas de trabajo; iré al gimnasio y empezaré a ponerme las pilas de una vez.

La verdad es que no iba a escribir hasta tener algo para contar, pero me acabo de acordar que esta noche he estado soñando que me atracaba de manera brutal -sobre todo con pan- y donde no podía vomitar porque llegaban mis padres o algo así y entonces mi única solución era seguir atracándome para vomitar más tarde.


Geniales despertares que tiene una de madrugada (porque el resto de la noche no me acuerdo qué más he soñado).

Y ahora, terminar de desayunar, preparar algo para media tarde de comer y a trabajar -.-

viernes, 6 de marzo de 2015

Entrada AUDIO

Click para escuchar la entrada -->
http://www.goear.com/listen/96e08e4/05032015-yukiblog

Sí, es muy raro, jajaja xD
Aviso que me enrollo mucho, así que tomáoslo con calma, que es una media hora de chapa.
Ánimo a las que se animen a escuchar el sermón, jaja! (me oigo rarísima y lentísima al hablar en el audio, xDD).
¡Besos!

lunes, 23 de febrero de 2015

Sin ganas

Hola, solo paso para contar un poco por encima la que me está cayendo. La verdad es que no tengo ganas de contar nada ni de hablar ni de hacer nada. Seré breve.

Tuve una decepción muy grande con A. Lo dejaré ahí. 
Si bien seguimos juntos, siento que tengo que pasar el mal trago para volver a ser la de siempre en la relación. Él está tratando de arreglar las cosas y se está esforzando, lo sé. Pero soy yo la que tiene que reaccionar.
Viene a verme el jueves a mi ciudad y se quedará casi una semana. Y de verdad que lo único que quiero es estar con él como siempre.

Todo esto obviamente se traduce en una mayor depresión de mi estado de ánimo. Hoy de nuevo me ha dado el bajón y las dudas y el malestar se apoderan de mi cabeza y el TCA, acechante, lleva campando a sus anchas todo el fin de semana. 
Varios días donde apenas he comido, he vomitado y todo lo veo negro. El otro día de pura desesperación ya y sin saber qué hacer para mejorar, tomé una pastilla de Fluoxetina (pastilla para la depresión que me dio S) y parece que algo mejoré; al menos las ganas de morirme se fueron pasando. 
No quiero seguir tomándolas porque no las tengo recetadas y al igual que las de la ansiedad, dan rebote si se interrumpe el tratamiento de golpe.

Hoy he vuelto al gimnasio, pero con la alimentación y el ánimo como los llevo y que además estaba lleno hasta los topes, no he podido hacer casi nada en condiciones y he salido más rallada de lo que he entrado.
El peso, como podéis imaginar, ha bajado. Entre que hoy se me iba la regla y los días que llevo casi sin comer, estoy en 57,9 más o menos. Lo cual no ayuda porque es empezar el ciclo insano y querer seguir y seguir y seguir.



Algo bueno, me llamaron de la heladería para trabajar a partir de este sábado. Y parece ser que aunque me bajan el sueldo no será tan catastrófico como esperaba, quieren hacerme contrato para todo el año y a jornada completa.
Veremos qué tal va todo.

Y respecto a S, yo no he vuelto a hablarle y él tampoco es que haya hecho algún amago de interés. Y vale que yo le dije que no quería saber nada en una temporada y que ya le diría algo cuando sea, pero no sé. Supongo que inconscientemente esperaba que se esforzase algo más.


Cuando retome las ganas de escribir me pasaré, aunque os sigo leyendo, como siempre.
Tengo el ánimo por el suelo; ni ganas de comer, ni de ejercitarme, ni de trabajar, ni de estudiar... solamente ganas de dormir, de no pensar. De estar bien de nuevo y de dejar de sentirme sola (porque el resto de mis amigos no han dado señal de vida aunque yo les haya llamado).


Un beso chicas.

martes, 17 de febrero de 2015

Martes. Sigo en sesenta.

No hay demasiada novedad para contar, las cosas siguen igual que en la última entrada, salvo que por fin ayer volví al gimnasio y hoy tengo unas agujetas en la cadera izquierda que no se pasan ni con naproxeno sódico.

La necesidad de volver a comer poco y mal vuelve. De volver a ayunar, de volver a hacer ejercicio hasta que caiga del cansancio. De NECESITAR ADELGAZAR.
De momento me conformo con controlarme, con comer sano 3 veces al día, de recortar comida basura que he vuelto a añadir innecesariamente a mi vida y volver a comer raciones pequeñas. Y a ver si así puedo bajar y mantenerlo.




Con el ejercicio, al menos ir tres veces por semana. Ayer acabó doliéndome la rodilla y el cuádriceps de la otra pierna lo tenía demasiado cargado, aunque al menos me llevé mis 40 minutos de elíptica y 30 de cinta aunque fuese caminando. Y hacer estiramientos como si no hubiera un mañana, que todo este tiempo de inactividad, de dormir hecha un siete y de estar en una cama que no es la mía pasa factura.

Ayer llegué a casa como si me hubieran molido a palos y acabé con dolor de pierna-cadera izquierda que me dura también hoy. Serán agujetas, pero voy como una anciana caminando.

Y ya la he tenido con mi madre esta mañana por el tema del gimnasio, porque no es normal que tenga que discutir con ella sobre si hago ejercicio o no (el día que no voy es cuando me la lía) y con el dolor de pierna que tenía y el tiempo fantástico de lluvia que hace, la verdad es que ni putas ganas de salir de casa.
Y es de las que te dice que si no vas a ir al gimnasio que vayas al menos a DUCHARTE porque la caldera gasta luz y la electricidad está cara y blablabláh. Que no tengo el polideportivo lejos de casa, pero QUE MIERDA?! Creo que en mi casa hay una ducha para algo.
Y ahora, después de comer, estoy mejor. Me lo noto, el naproxeno de la mañana ha hecho efecto y estoy mucho mejor, pero ¿sabéis qué? ODIO que nadie me tenga que obligar a nada, y mucho menos con el ejercicio. 
Ni que ella hubiese estado gorda alguna puta vez en la vida, sin contar el embarazo, para venir jodiendo con "hay que moverse". 
Por mis cojones que no voy, por mucho que me sienta mejor, porque no, porque estoy harta de tener que hacer siempre lo que se me imponga en esta puta casa, que todo sean quejas hasta por tener la luz encendida ("porque nos ha llegado una factura de 200€ de luz". HOLA? No he estado en todo Enero en casa). Que ya vale, hostias. 27 años que cumplo este verano y desde los 7 jodiendo con el puto ejercicio.
Que VEINTE años escuchando la misma puta música ABURRE.

Y luego cuando tratas de razonar, que tu señora progenitora de más de cincuenta tacos se ponga a gritar "LALALALALALALALA" 

PERO QUE ESTAMOS, SUBNORMALES, O QUÉ. Ni yo con trece años, colega.

Recuerdo que alguien me comentó una vez en el blog que no cayese en el error de echar a mi madre las culpas de mi trastorno alimenticio ni la mala relación que tenga que sea una de mis causas. ERROR.
Sé que no os he contado nada sobre ella, porque me da una SARNA física y un ardor que no os podéis imaginar.
De alguien que va por la vida que lo sabe todo sobre todo, que todo absolutamente tiene que ser como la Señora diga, que del deporte ella sabe más que nadie, que casi todo el mundo tiene peor cuerpo que ella (incluso tías con veinte años menos) mas luego infinidad de actitudes de niña pequeña o adolescente mimada asquerosa que me REPUDREN las tripas.

Y muchas muchas más cosas de haberme tratado como una puta mierda por estar gorda (y negarlo después) y luego tener que aguantar miradas y gestos de ASCO y CELOS cuando su ropa de repente me quedaba grande (antes de verano, que ahora ya puede volver a frotarse las manos porque no es así), que mi madre gasta una 36 europea (aunque ahora le va mejor la 38 y NO lo acepte) y de tirarte a la cara así como quien no quiere la cosa que ella, midiendo 1.65, pesaba 50 kilos y nunca ha pesado más de 55 y muchos más BLAHS.




Y de hacerme daño a mí misma con atracones, vómitos o incluso cortes de lo mal que me ha hecho sentir, de sentirte como una puta basura.


Y ya he perdido el hilo de la conversación, así que lo dejo aquí por hoy.
Meh.

sábado, 14 de febrero de 2015

Ruptura.

No, A y yo estamos bien. Con quien he hecho un hastaaquí es con S.

Ya no puedo más, no puedo pasar página con lo de las vacaciones y esa mierda solamente me va autoenvenenando cada día más. Y ayer traté de hablar con él cuando me llamó a casa, pero como el señor se va de finde a ver a su novia se ve que no quería tener más quebraderos de cabeza y ya "hablaríamos a la vuelta".
Ya hoy he dicho basta.

Las chicas del whatsapp han flipado, y con razón. Y eso que les he contado varias situaciones sueltas por encima y no lo han vivido día a día. Porque yo soy muy de proteger a quienes quiero y no aireo la mierda de sus vidas o de lo que puedan hacerme tan alegremente, porque son temas entre ellos y yo, y de nadie más.

Pero llegado al punto en el que tu propia cabeza te dice ¿por qué sigues defendiéndolo? ¿Por qué sigues protegiéndolo? ¿De qué lo proteges, de su propia ruina a los ojos de los demás? Pues una acaba por ceder.

Y se acabó. Por el momento no quiero saber nada más de él. Ni que me llame, ni enterarme de su vida. Me estoy ahogando y la botella de oxígeno no es que no aparezca, es que directamente respiro monóxido de carbono.
Y en el fondo, creo que me duele a mí más que a él. Porque sé que le está cayendo todo como un jarro de agua fría. COMO AL QUE LE VIENE DE NUEVAS.

Hoy de nuevo he estado rozando el atracón para castigarme con el vómito, mi relación con A se resiente y no somos lo felices que podríamos ser y todo esto es por mi mierda mental; que si además de que no es poca, sumamos lo de las vacaciones, mi cerebro colapsa.


NECESITO cerrar el capítulo. A buenas o a malas. Y como a buenas no va a ser porque las palabras por teléfono o por chat se las lleva el aire y físicamente no tengo la más remota intención de viajar de nuevo (y desde luego que él no se va a mover), la elección está clara: por las malas.


Y la cosa se ha quedado en "no quiero saber de ti en una temporada" y no en un "para siempre", porque una es como es de subnormal (¡Hola Emi!) y se me ablanda el corazón más de lo que debería.
Porque sé que si mañana me llama que le ha ocurrido una desgracia, remuevo cielo y tierra para acudir en su ayuda, aunque eso no quita que por dentro siguiera carcomiéndome con esta mierda.

Una es como es. Estúpida, retrasada y buena que la toman por tonta. Y es así.

Supongo que de ser de otro modo tendría un enorme cargo de conciencia que no me dejaría en paz. Bastante tengo con la Voz Fantástica de mi TCA, no quiero más en mi cabeza, gracias.



PD: Feliz entrada nº100. ~sarcasmo~

jueves, 12 de febrero de 2015

El regreso a casa.

Pues sí, desde el martes a la noche que estoy en mi casa. Da asco acabar las vacaciones. SIEMPRE.
Y más cuando llegas a ver que tu vida no es solamente tu trastorno alimenticio. Pero es volver a tu antigua vida y vuelves a tu mierda. Lenta o rápidamente, pero vuelves. Porque eso está ahí, esperándote a que bajes la guardia, a que seas algo más infeliz y ataque donde duele.

En fin.


Como os comentaba, las vacaciones han sido bastante buenas. Y digo bastante y no muy, porque por equis cosa casi siempre había algo que daba porculo. O concretamente, alguien.
Las cosas con S se fueron torciendo desde digamos en 4to día de estar allí. O antes.
Desde que está con la chica ésta (V), parece que yo solamente sirvo para comerme su mierda, su mal humor, sus nopuedoporquemedueletodo, sus desaires y su inmadurez.
Y muchos, muchos momentos de WTF y que te dan ganas de darle un sillazo en la cara.

He vuelto muy quemada con respecto a mi amistad con él y de momento sigo sin hablarle salvo para avisarle de que ya me llegó el paquete que me automandé y que había aterrizado. 
Y poco más. 
De hecho me despedí mucho más efusivamente de sus gatas que de él, porque no puedo ya con tanta tontería, con tanta situación de mierda en la que no sabes qué cojones le pasa y donde solamente lo que oyes te suena a excusa barata de mierda donde no te dice el motivo real de su comportamiento de ídem.
¿Y sabéis? PASO.
Han sido tres semanas de esforzarme, de que A haya tragado mierda por su culpa por verme mal a mí y es que ya no pienso seguir tirando del carro. Que ahora con tu novia estás muy bien, pero ojito, deja que me aleje más, que las cosas luego serán distintas.
De ser tu mejor amiga seré una conocida más. Porque es lo que te estás ganando a pulso y porque no soy tu vertedero.
De hecho, sin ir más lejos, tuve que abrir este blog porque me sentía culpable de que cada vez que yo le contaba mis cosas, él acababa atracándose. Y dije Nunca Mais
Y abrí el blog para vomitar basura al mas alto nivel de descripción y tosquedad y si le tengo que contar lo que sea, ya es por encima.
Y luego que me tenga que comer yo su mierda, va a ser que no, chati.

Así, de ejemplo: me la lía, me llama inmadura y cría (ojito, me lo dice el que cumple CUARENTA años en verano), se pseudodisculpa diciéndome que TAMBIÉN era culpa mía (para eso ni te molestes en tratar de pedir perdón, porque no me sirve), me rallo, me cabreo infinitamente al punto de que esa noche (que era la víspera de volver a casa) mi estómago ni siquiera digería bien la cena y acabé vomitando bilis de la rabia y encima me envía un whatsapp diciéndome que había acabado atracándose (de la culpa, se sobreentiende).

¿Y esta información del atracón para qué me la das? ¿Para ver si me siento culpable de que POR MI CULPA te hayas hecho daño? ¿Por si me das penita?
Hice un: lo leo y mi cerebro no lo asimila. Porque no, porque será mi mejor amigo, pero sobrepasó tanto el nivel de saturación que mi cabeza hizo un PASANDO COMO DE LA MIERDA.
Y todo eso, en lugar de tener una noche de cena de despedida y buenrollito y donde quien acabó peor fue A, que fue quien aguantó todo eso y más.

Y la verdad es que prefiero ni seguir con este tema, porque solamente hace que me cabree más aún.


Lo demás lo mismo que os dije en la entrada anterior: mi peso bajó con el viaje y subió lo mismo que bajé, como pude comprobar ayer porque pesaba igual que al irme. Haciendo 3-4 comidas al día, comiendo lo que me daba la gana, alcohol, patatas fritas y chocolate entre otros. 
Y la solución tanto para A como para mí y para nuestra relación es salir de nuestras casas. Juntos o separados, pero vivir a nuestro aire, porque aquí solamente empeoramos.

Ayer ya me soltaron la primera lindeza en mi casa en cuanto a lo que estaba a punto de cenar y la cantidad de lo que iba a comer y me rallé. Hoy además el peso ha subido a SESENTA putos kilazos, lo que siempre hace que me sienta un monstruo. El ejercicio sigue siendo inexistente y hoy que estaba planteándome ir, tampoco va a ser porque al final quedaré con mi amigo B.
Trato de apartar los pensamientos de mierda de mi cabeza, pero cuesta mucho. Y de momento puedo porque tengo las vacaciones recientes y la mierda no está demasiado acumulada, pero todos sabemos que es algo que no durará. Solo espero posponerlo el máximo posible.

Y esta mañana más de lo mismo, claro. Luego llegan a casa, "ay mira, te hemos traído un par de cosas/regalos, qué rica está la comida, hija; toma te hemos guardado este pastel para que te lo comas que sino no lo pruebas, anda come; etcétera". Y aquí paz y después gloria.
Pues lo siento, pero yo no funciono así.
HASTA EL TOTO. Y MÁS ALLÁ.



Y ayer tuve clase de japonés de nuevo y me sentía retrasada. Nada me salía, el nivel era demasiado alto para mí, me atascaba con lo mínimo y lo básico y acabé con ansiedad.
Además hice clase doble, 4 horas. Al menos salí, comí algo, fumé un cigarro y la segunda clase fue mejor que la primera, pero necesito esforzarme más
Tengo que estudiar más para rendir mejor y estamos en la de siempre: mañana también tengo clase y hoy no tendré rato para estudiar.

Ando negativa, ¿se nota, eh?
Os iré contando cosas poco a poco, hoy solo quiero no saturarme más y hacer las putas cosas bien, aunque haya macarrones para comer. Aunque mi peso sea el de una puta vaca marina. Hay que desterrar la mierda y tirar para adelante.
Y si no es hoy ni mañana, el lunes al gimnasio
Y vale ya de gilipolleces, excusas y de dejar ganar a la enfermedad, al menos no por el momento.