miércoles, 26 de noviembre de 2014

Pensamientos inconexos

Hola, la verdad no sé si paso por aquí para desahogarme de verdad o es que mi subconsciente me putea, para variar, y así hacerme ir al gimnasio mucho más tarde (o no ir), como tantas otras veces.

Son muchas las cosas que me pasan por la cabeza, y a grosso modo, ninguno de los pensamientos es positivo.



- El peso marca 1kg 100grs más que el lunes: 59,5kg. Mañana me viene la regla, pero igualmente es algo que me hace sentir como una puta mierda.

- Ayer no hice deporte y las 3 horas de trabajo no cuentan como algo que te canse lo suficiente. Y a este paso hoy voy por el mismo camino, aunque una pequeña parte de mí se niegue a resignarse, pero la otra da argumentos para no hacer nada salvo setear en casa.

- Ya me he enterado que en la heladería no cuentan conmigo para contratarme a jornada completa para todo el año. Después de haberles dado todas las posibilidades del mundo y ser la única que ha respondido al teléfono, de repente no les intereso y si acaso, me pondrán a media jornada -lo que se traduce en: te pagamos una mierda y además no tienes vida personal porque los horarios te parten el día y te imposibilitan el resto- o sino me tendrán de puta; llamándome solamente cuando estén con el culo al aire. Y a partir del año que viene que mi jefa se jubila y las hijas se quedan al mando, bajan los sueldos. Lo cual me espero cobrar un 25% menos en proporción con lo que me pagan ahora. Y eso si se les ocurre llamarme, ¿eh? que parece que ni siquiera contaban conmigo.

- En mi casa la presión alimenticia por parte de mi padre es un non-stop. Él lo hace de manera inconsciente, porque le gusta que comamos y cenemos en familia, pero es un horror. 
Y para más INRI, hace comidas muy calóricas de las que siempre me han gustado, para ver si así me "animo" a comer más con ellos.

- Debido a lo anterior, adelgazar es un suplicio. No voy a escudarme en que la culpa es de otros; la culpa es mía, por gorda incontrolada y vaga redomada, pero no quita que el tratar de no vomitar y no atracarme hace que comer poco y sano se me haga extremadamente difícil.
Esa parte de mi cerebro que me obligaba a vomitar cada una de las comidas ingeridas y a hacer deporte como histérica se ha debido de dormir. Por una parte quiero que despierte y volver a adelgazar; por otra parte quiero intentarlo de manera normal. O lo más posible a alguien normal.
Pero luego veo que estoy a 3-4 kilos de que mi falda me pueda volver a caber, a 3-4cm de cintura y 5 de cadera, y me dan ganas de volver a hacer todo mal, de poder volver a caber en mi ropa, de necesitar estar algo más delgada y tener mi cuerpo de antes, que aunque no me gustaba, era mejor que lo que tengo.
Y veo que estoy a las puertas del Mes del Engorde y me angustio.

- Los pensamientos de "cuando ya no trabajes la semana que viene haces todo bien de nuevo" se supone que deberían ser tranquilizadores, pero no lo son. En el fondo me suenan a auto-excusas baratas. Y sé que cuando vuelva a casa de S en un par de meses será igual.
No tengo tiempo suficiente de adelgazar y mantenerlo y de nuevo llega otra época de engorde. Pánico, resignación y hundimiento.

Lo siento, pero ya estuve en 58 kilos durante 3 de los 4 años de mi bulimia estricta y aunque estaba usando una talla más (o media talla, dado lo que me ajustan los pantalones últimamente) y es evidente que ahora tengo menos grasa, NO PUEDO ACEPTAR ESE PESO.

Lo digo y lo mantengo: 55 kilos no me gustan, pero por encima de eso soy una puta foca marina. Necesito llegar a mi límite de 55 y no subir de ahí, sino adelgazar o en el peor de los casos, mantenerme.


5 comentarios:

  1. Siento lo de la heladería; ahora mismo eso de trabajar parece más un castigo que todo lo contrario -.-'
    A mí también me pasa lo mismo con lo de mi familia. Cuando era pequeña me gustaba tanto que comiéramos todos juntos que hay veces que pedía ir a un restaurante en vez de un regalo para mi cumpleaños, y ahora es más o menos así para mi familia. Cuando nos juntamos todos, hacen comida para un regimiento y calóricas que no veas y yo no puedo hacer nada contra eso t.t
    Ahora mismo peso casi como tú, y sé cómo te sientes porque yo también amo estar en los 55! Una vez me puse mala y bajé dos o tres quilos, y fui una enferma feliz XD

    ResponderEliminar
  2. Joder con las de la heladería...... Q cabronas! En general todos los empresarios se están aprovechando de lo desesperada q está la peña,q asco..... Lo siento Yuki,espero q salga alguna alternativa pronto.....
    Me pasa exactamente lo mismo con mis padres,q se empeñan en q comamos o cenemos juntos algún día a la semana (porque me niego a q sean más días) y me plantan delante todo lo q solía devorar en cantidades ingentes..... Todo sanísimo vamos, guisos, salsas, fritos, postres..... Así q vivimos en un constante de discusiones. Y me da pena por ellos,q tienen buena intención,pero así no ayudan,al revés. Intenta llevarlo lo mejor posible.
    Los días q estés "de-q-no" con el gym prueba a salir a andar,o hacer algunos ejercicios de glúteos en casa, es lo q hago yo, menos es nada.....
    Se acercan fechas terroríficas con tanta comilona sí..... T____T
    Un besito y mucho mucho ánimo!

    ResponderEliminar
  3. Estoy en la escuela...soy roots xd . Te leo en el descansillo...fijate...te entiendo mil. Pero me alegro q la nazi dictadora halla muerto. Puta angustia diaria de tener a un dictador detras tuya...obligandote a vomitar y hacer deporte...dios...que horror. Baja a los 55 de forma sana. Y quizás, AHORA SEA EL MOMENTO DE..."CURARTE", porque hasta tu subconsciente recjaza los comportamientos nazis anteriores. Éso si. Mejor ir 50m.al gym que ir 2h y media a piñón y luego eatar reventada y que no motive a volver a ir más...el o todo o nada de siempre tia...todas lo hemos hecho...mejor correr 30m. 3 veces por semana que machacarse al gym y amargarse la puta existencia mas aún. Besos y abrazos GORDOS.

    ResponderEliminar
  4. Yuki, necesitas calma, intenta relajarte.
    Tu Gym queda muy lejos de casa? Que tal si vas caminando a él, eso te destensará un poco, no pienses en nada mientras caminas, sólo observa el paisaje, a las personas, cero pensamientos negativos ni sobre el futuro, solo por relajación. De paso llegas y haces tu rutina en el Gym.
    Mucha suerte.

    ResponderEliminar
  5. Que malo lo de la heladería... sé que la cosa está complicada, pero tal vez logres encontrar algo mejor....
    Sé que se viene un mes dificil....donde es casi imposible eludir las cenas familares...
    Animo con el gimnasio!!!

    ResponderEliminar

Tírame una linterna :)