domingo, 30 de noviembre de 2014

Paint it, red.

Y aquí estoy, habiendo terminado de tomar mi té laxante y pintado mis uñas de rojo, pensando cuanta exposición al ácido estomacal van a aguantar antes de empezar a descascarillarse de nuevo, a si volveré a hacerme herida por rasparme el paladar por tener las uñas largas, a si tendré ese arranque suficiente que necesito para volver a bajar de peso y la motivación o la mentalidad necesaria y no paro de sentirme insuficiente hasta para eso.


No sé cuánto peso, ya me informaré mañana si es que me levanto más ligera.
Es estúpido pesarse si no he dormido lo suficiente y si he tenido que estar comiendo como una vaca para mantenerme estable en el trabajo. 

Mañana es un día de empezar cosas. Lunes y día 1. Y en mi caso, mañana me levantaré con sensación de ser Domingo, eso a saber a qué hora será, que tras la paliza de trabajo de ayer y la migraña que me ha acompañado hoy por la mañana, noto el cuerpo cansado. Mi intención es ir al gimnasio a primera hora de la tarde, pero, ¿lo haré? ¿O me tomaré el día tranquilo, como siempre, y luego iré a última hora al trabajo a cobrar?
La respuesta evidente me pudre las tripas, la otra me deja en incertidumbre.

A veces me sorprende cómo algunas personas que apenas me conocen se dan cuenta que algo falla en mí. Esa tristeza que es casi palpable a veces, ese Lado Oscuro que se mastica, pero no sabes a qué sabe.
Y sin motivo aparente les caes bien, porque empatizan contigo pero ni saben en qué están empatizando.

Y tú mientras tanto escondes todo tras una máscara de ironía, sarcasmo y humor negro.



The Rolling Stones - Paint it, black

viernes, 28 de noviembre de 2014

A la mierda.

Y ya está, peso 61 kilos.




IMC de casi 24. Me diría de todo, pero lo único realmente que sale de mí es decir: puta gorda de mierda.
Se ve que no puedo tratar de comer a mi ritmo, sin atracones y hacer ejercicio moderado y trabajar como todo el mundo. 
Porque no soy como todo el mundo, soy anormal.

Pues bien, la anormal tomará su vía de adelgazamiento normal desde el lunes, ya que los compromisos sociales (véase trabajo) no le permiten hacer la rutina que acostumbra.

De nuevo habrá menos capa epitelial en mi garganta, más acidez en mi estómago y más arena en mis riñones. ¿Más claro? Llámalo vomitar todas las comidas y hacer del resto una cantidad mínima.



Y gimnasio 5 veces a la semana, 2h 30 minutos cada día. Ni tengo agujetas, ni me duele la rodilla/muñeca, ni estoy deprimida.
Se acabaron las excusas de gorda de mierda. Ahora ya no va a ser por buscar la motivación, sino por castigo.

Y de nuevo viene Santo Tomás y pondré excusas para no salir a comer ni beber (o sea, no salir) y Navidad-Año Nuevo, donde pasaré la noche con la cabeza metida en el wc o amargada viva por no poder escaparme hasta que no haya nadie.
Igual que el año pasado, pero con 7 kilos más.


No tengo ganas de hablar, agradezco el apoyo pero a veces me parecen simples mentiras piadosas y lo que necesito, aparte de la báscula, es una dosis de realidad.
La que está gorda, está gorda. Y ya está.



miércoles, 26 de noviembre de 2014

Pensamientos inconexos

Hola, la verdad no sé si paso por aquí para desahogarme de verdad o es que mi subconsciente me putea, para variar, y así hacerme ir al gimnasio mucho más tarde (o no ir), como tantas otras veces.

Son muchas las cosas que me pasan por la cabeza, y a grosso modo, ninguno de los pensamientos es positivo.



- El peso marca 1kg 100grs más que el lunes: 59,5kg. Mañana me viene la regla, pero igualmente es algo que me hace sentir como una puta mierda.

- Ayer no hice deporte y las 3 horas de trabajo no cuentan como algo que te canse lo suficiente. Y a este paso hoy voy por el mismo camino, aunque una pequeña parte de mí se niegue a resignarse, pero la otra da argumentos para no hacer nada salvo setear en casa.

- Ya me he enterado que en la heladería no cuentan conmigo para contratarme a jornada completa para todo el año. Después de haberles dado todas las posibilidades del mundo y ser la única que ha respondido al teléfono, de repente no les intereso y si acaso, me pondrán a media jornada -lo que se traduce en: te pagamos una mierda y además no tienes vida personal porque los horarios te parten el día y te imposibilitan el resto- o sino me tendrán de puta; llamándome solamente cuando estén con el culo al aire. Y a partir del año que viene que mi jefa se jubila y las hijas se quedan al mando, bajan los sueldos. Lo cual me espero cobrar un 25% menos en proporción con lo que me pagan ahora. Y eso si se les ocurre llamarme, ¿eh? que parece que ni siquiera contaban conmigo.

- En mi casa la presión alimenticia por parte de mi padre es un non-stop. Él lo hace de manera inconsciente, porque le gusta que comamos y cenemos en familia, pero es un horror. 
Y para más INRI, hace comidas muy calóricas de las que siempre me han gustado, para ver si así me "animo" a comer más con ellos.

- Debido a lo anterior, adelgazar es un suplicio. No voy a escudarme en que la culpa es de otros; la culpa es mía, por gorda incontrolada y vaga redomada, pero no quita que el tratar de no vomitar y no atracarme hace que comer poco y sano se me haga extremadamente difícil.
Esa parte de mi cerebro que me obligaba a vomitar cada una de las comidas ingeridas y a hacer deporte como histérica se ha debido de dormir. Por una parte quiero que despierte y volver a adelgazar; por otra parte quiero intentarlo de manera normal. O lo más posible a alguien normal.
Pero luego veo que estoy a 3-4 kilos de que mi falda me pueda volver a caber, a 3-4cm de cintura y 5 de cadera, y me dan ganas de volver a hacer todo mal, de poder volver a caber en mi ropa, de necesitar estar algo más delgada y tener mi cuerpo de antes, que aunque no me gustaba, era mejor que lo que tengo.
Y veo que estoy a las puertas del Mes del Engorde y me angustio.

- Los pensamientos de "cuando ya no trabajes la semana que viene haces todo bien de nuevo" se supone que deberían ser tranquilizadores, pero no lo son. En el fondo me suenan a auto-excusas baratas. Y sé que cuando vuelva a casa de S en un par de meses será igual.
No tengo tiempo suficiente de adelgazar y mantenerlo y de nuevo llega otra época de engorde. Pánico, resignación y hundimiento.

Lo siento, pero ya estuve en 58 kilos durante 3 de los 4 años de mi bulimia estricta y aunque estaba usando una talla más (o media talla, dado lo que me ajustan los pantalones últimamente) y es evidente que ahora tengo menos grasa, NO PUEDO ACEPTAR ESE PESO.

Lo digo y lo mantengo: 55 kilos no me gustan, pero por encima de eso soy una puta foca marina. Necesito llegar a mi límite de 55 y no subir de ahí, sino adelgazar o en el peor de los casos, mantenerme.


martes, 25 de noviembre de 2014

Lunes

No hay mucho que contar, solo paso por aquí para dar señal de vida, supongo.
Desde el viernes he estado yendo a trabajar a la heladería unas pocas horas al día, nada que ver con las palizas veraniegas. Y aunque era el fin de semana crítico pre-regla, al menos la única subnormalidad que hice fue comerme tableta y media (o más) de chocolate Milka el viernes a las 3 de la mañana, tras haber vomitado la cena.
Súper payasa.

El Sábado dormí como 4 horas o 5 porque tenía que trabajar de mañana. Ni desayuné, claro. Quién va a tener hambre a  las 8 de la mañana habiéndose zampado 1000 calorías en chocolate 5 horas antes.
Almorcé en el trabajo, arroz que hice la noche anterior. Creo que aparte de café comí algo mas allí, no me acuerdo bien. 
El resto del día compensé comiendo bastante poco y sobre todo porque además fuimos al cine esa noche, a ver Sinsajo parte 1, y las palomitas estaban garantizadas.
Libré de Mc Donald's, al menos algo bueno.

El Domingo me acuerdo que comí muchísimo pan a lo largo del día, pero en general bastante equilibrado. Tampoco dormí gran cosa, así que me pasé toda la tarde tirada en casa tras el trabajo. Almorcé una ensalada mixta bastante grande, no merendé y cené pronto una sopa y un par de filetes, según creo. Mi memoria va así-asá.


Hoy me pesé después del fin de semana fatídico y estoy en 58,4. Al menos es una buena noticia para empezar la semana.
No tenía que ir a trabajar y en mi cabeza era Domingo (fucking trastorno de horarios) así que me ha costado arrancar una barbaridad.
He comido bastante poco a lo largo del día, hasta la hora de la cena, lo que considero una cena "normal" aunque en cantidad calórica haya sido alta. En fin.
Y al menos he ido al gimnasio un par de horas, he estrenado el nuevo cinturón para correr (y definitivamente tendría que haberme pedido una talla menos porque se me sube y no se queda encajado cuando corro pero sí cuando camino) y he llegado a casa cansada y con la cabeza totalmente out.
Eso pasa por ir con 600 calorías en el cuerpo a pegarse la paliza, si es que soy imbécil, qué le vamos a hacer.

Creo que esta semana solamente tendré que trabajar un par de horas por las tardes, con lo que veré si me organizo para ir a las mañanas al gimnasio, comer poco o casi nada y cenar medio normal/sano con la familia. Además mi padre esta semana está sin trabajar, con lo que las presiones para sentarme a la mesa en familia se duplican...


La heladería cierra por invierno el primero del mes que viene, así que hasta que no abran en Febrero estaré libre por así decirlo, si es que me vuelven a llamar, cosa que nunca es segura...
Estoy pensando en ir a final de Enero unos días de vuelta para donde S, la verdad es que mi cabeza mejoró mucho con el TCA y eso se nota a la hora de tratar de discutir contigo misma. 
La putada, la pasta. Nada nuevo...


El jueves me toca la Roja, pero no sé. Desde que volví de casa de S estoy tomando unos diuréticos del Mercadona que me van genial y me paso el día en el wc, pero espero que no me haya quitado del todo la retención de líquidos y vea algo menos de peso el martes que viene, que es cuando me toca pesar y medir...
Tampoco quiero estar reteniendo líquidos porque me siento gorda, pero quiero verme y sentirme más flaca cuando pase la regla -.-
Y hoy la verdad es que me sentía y veía como un capón de navidad. Con unos muslacos impresionantes de gordos, totalmente desproporcionados y como con zonas donde sabes que ahí sobra grasa a toneladas. 
Como el muñeco recortable donde te sales del borde y tienes que repasar y volver a cortar para dejarlo en la línea.

Ojalá pudiera hacer lo mismo.


jueves, 20 de noviembre de 2014

Nebulosa

Gracias por todos los comentarios y por preocuparos por mí, de verdad. En el fondo me jode ponerme en ese plan DramaQueen, sacando mierda que parece el fin del mundo y cuando al rato se me pasa (no del todo) pero no es tan extremo.
Solo me quedo vacía, rota por dentro, pero no con sentimientos apocalípticos ni alarmistas de mierda y es por eso que me jode a veces ponerme a escribir en momentos de crisis.
Supongo que para eso está el blog, pero no quita que me sienta, no sé, ¿infantil? 
Como una casqueta de niña pequeña.


Hoy estoy mejor. No bien, pero sí mejor. Como siempre, mi cuerpo necesita algo así como día y medio para drenar la basura mental y luego empiezo a recomponerme. Como el que está dentro de la niebla y tiene que frotarse los ojos para ver mejor.

Escribo ahora, aunque debería haberme ido al gimnasio ya, que desde el lunes no he vuelto a ir. Y no sé, tampoco tengo ganas al 100%, pero menos es nada. Si consigo ir y hacer al menos el cardio supongo que no estará todo perdido.
Lo ideal sería complementarlo con ejercicios de abdominales, pero siento que hacer más es pedirme demasiado. No física, sino mentalmente.

Hoy me he levantado en unos supuestos 58,8. Y digo supuestos, porque aunque en el fondo me lo pueda creer casi del todo, la batería de la báscula está prácticamente agotada, con lo que compraré luego una. Y aparte, ayer me levanté con 60,3 y aunque me pasé el día meando (empecé tomando unas pastillas de diente de león para retenciones de líquidos), también pasé por el baño tanto en sentido de vómitos como de vaciado intestinal, aunque no fue con laxantes al menos.

Estoy tratando de comer lo mínimo dentro de lo que mi mente es capaz y aun así me traumo cuando os leo que coméis tan poco. Yo ni bajo de las 1000kcal al día, me siento una fracasada por eso. Y luego encima acabo comiendo con ansiedad como ayer, que parecía que se me acababa el mundo. Y luego vomité.
No fue atracón, pero sí que comí de la misma forma que cuando te atracas.


Y el objetivo de hoy es librarme de comer espaguetis. No sé como mierda hacerlo.
Sí, me conozco trucos, excusas y además puedo vomitar tras comer, pero las excusas ya no se me hacen muy viables y los vómitos cada vez me dan más pereza.
Y para hacer teatro se necesita tener un escenario idóneo, cosa que nunca está asegurado.


Mañana tengo que ir a trabajar un par de horas a la heladería, que cierran por invierno el día 1 y supongo que necesitan un poco más de ayuda antes del cierre. Ya os iré contando a ver qué tal...

Solo pasaba para contaros que ya no estoy tan mal, me siento culpable que la gente se preocupe por mi cuando luego mi mente dice que "no era para tanto". (´-`)

martes, 18 de noviembre de 2014

Y no sé...

Odio ser pobre, odio mi vida de mierda y odio que mi familia se esfuerce para mantener a alguien sin futuro.


He estado mirando cursos de cocina profesional con equivalente a título universitario y si bien una escuela que son 2 años tiene renombre, el título no está homologado, los horarios son muy puta mierda; y en la segunda, que es la que realmente quisiera ir, son 4 años y extremadamente caro. Las dos. Una como 700€ al mes, 20 meses. La otra 8000 no se cuántos euros la matrícula (ni sé lo que es cada mes), con unas pruebas hijoputas para entrar, sólo 100 plazas a nivel de todo el país y encima necesitas un B1 de inglés, cosa que yo no tengo título de nada aunque pueda saber masomenos el idioma. Y 4 años mas el máster. Ni siquiera con una beca que dudo que pudiera pedir del 50% de la ayuda podríamos aspirar a pagarlo.

Soy un fracaso. Técnico de Laboratorio de Diagnóstico Clínico sin trabajo y olvídate de que tengas de eso, camarera en potencia con la espalda partida y cada vez más vieja, más fea y más gorda. 
Y más pobre.

Y hoy otra vez en 59,9, cuando ayer estaba a las puertas del 58. Y dos días vomitando, hoy "restringiendo" y resulta que son muchísimas calorías las que me como; ayer ejercicio poco y mal y hoy sin levantar el culo del sofá.

Y en mi casa ayer exploté y le conté a mi padre que no soporto más vivir aquí de esta manera, que no soporto a mi madre más, que sólo me dan ganas de irme de nuevo a casa de S y apenas hace 4 días que volví. Hoy el 5to.

Y quedarme en casa a estudiar 4 años con este panorama? es un puto infierno. La verdad, no sé para qué me planteo nada.

A veces siento que sería mejor dejar de existir. Menos problemas para nadie.

Ni llorar puedo, ya me sequé por dentro con lo de ayer. Total para que no me desahogara lo suficiente, ni siquiera vomitando y tuve que acabar cortándome, drogada con las pastillas de todo lo que encontré.


sábado, 15 de noviembre de 2014

Tanto que contar... El tortazo de la vuelta a la realidad.

Bueno, pues aquí estoy, instaladita ya en casa, con todo recogido, guardado, lavado, almacenado. Incluyendo el peso, el cual está casi en 60 kilos de nuevo.


Me jode. Me jode mucho haber bajado algo de peso y que por mi estupidez lo haya vuelto a recuperar. Que también me pasa lo de siempre: soy una estreñida crónica
Y el hecho de ponerme como una histérica a laxarme no va a ayudarme una mierda, porque tengo comprobado que lo que suelto, al día siguiente lo vuelvo a retener, aunque solamente sea en formato de líquidos o de lo poco que haya podido comer en el día. 

Mi cuerpo es así y es un asco tener que saber qué es lo que te hace mal, cuáles son los días "peligrosos" para los atracones o antojos, los días de empezar a retener líquidos por la regla (que a veces empiezan casi dos semanas antes).
Al menos el haber engordado 6 kilos (os recuerdo que en Junio-Julio estaba en 55-54) ha hecho que vuelva a digerir normal, y no que tarde 8 horas (sí, literal) en digerir un plato de lechuga.
La adicción de los vómitos también ha bajado muchísimo, aunque como buena yonki, de vez en cuando es algo que me llama. Y yo escucho y respondo.
(Al menos ya no vomito de 2 a 3 veces por día, sino que pueden pasar varios días sin que mis dedos entren en la garganta)

Es como que ahora de repente trato de vivir más sano y engordo. Me rallo, empiezo a restringir. Bajo una miseria de peso, trato de comer normal pero no puedo. Me vuelvo a rallar y empiezo a vomitar de nuevo las comidas. Y de repente se me tuercen los cables y me vuelvo a atracar. Y me vuelvo a rallar por estúpida y por absurda y por no ser capaz de comer sano y poco dentro de las cantidades normales de la gente que hace dietas de verdad y además de eso, hacer ejercicio de manera constante.

Y por si parece poco, además de eso, no sé medir las cantidades de comida
No sé cuánto es mucho o poco para una persona normal. No sé si estoy comiendo mucho o poco.
Todavía me veo a mí misma en casa de S con dos raciones de primer y segundo plato no más grandes que mi puño cerrado (y tengo manos pequeñas, que no soy una escandinava de 1.90m) y ni siquiera eran raciones de pasta o arroz, sino ensalada y no recuerdo qué más
Y viéndome incapaz de comerme un tomate entero porque me parece muchísima cantidad y generarme ansiedad porque yo misma me doy cuenta que no es normal pensar así y tratar de hacerlo bien y no poder y entrar en el bucle infinito de la angustia hasta que por fin S me quita el bowl de las manos y me prepara él la ración.


Y luego días como el que nos comimos una chuleta de ternera entre los dos, de 900 gramos. O el de la pata de pavo de un kilo y medio casi (aunque había mucho hueso). Al menos todo fue al horno y sin grasa (¿realmente me consuela esto?)

No soy normal. Y no sé cómo remediarlo porque realmente no quiero ir a ningún médico ni loquero.
Me considero una persona independiente y autosuficiente, no quiero tener que "humillarme" pidiendo ayuda a un "profesional" porque mi inutilidad sea demasiado grande, aunque me doy cuenta que sin la ayuda de S en mis momentos de crisis todo habría sido peor.

Total, un profesional ¿qué va a hacer? ¿Darme un papel y que yo misma me mida las cantidades? Estamos en las mismas. ¿Internarme para que otros sean los que me midan las porciones y pueda comer tranquila? Ni jarta de vino. Y obviamente, que mis padres o alguien así lo haga por mí, mucho menos opción. A ellos los quiero al margen de todo esto.


En cuanto a las vacaciones, no me arrepiento de nada. Ni de haber comido de más, ni de haberme atracado a base de telecomida basura, ni de haber salido a comer fuera, ni de haber pasado momentos de hambre o mareíllo por restringir. 
Porque al final, el peso pasaba a un plano más secundario. La ropa que me vestía es mucho menos "elegante" o digamos, ceñida, que la que uso aquí, lo que hace que no te sientas una morsa embutida todo el día.

Básicamente porque si te arreglas medianamente, todo el puto pueblo se queda mirando. ya de hecho lo hacen aunque vayas en camiseta básica sin siquiera escote, vaqueros y zapatillas. El día que me puse tacones por allá (hace años) dije que una y no más
Me miraban como si fuese un mono de feria. Totalmente fuera de lugar.


El hecho de no arreglarme mucho es una cosa que psicológicamente hace que me sienta fea y gorda, sobre todo estando en mi casa. En mi ciudad es como que todo el mundo va bastante bien vestido (tenemos canis, of course, pero por el centro la gente se esfuerza más en ir arregladx) y salir de casa en tenis, sudadera y vaqueros hace que en conjunto, me sienta una choni de barrio más
Aunque lleve la camiseta más friki, rock o nerd del mundo, así me pasa. 
Y es ese chute de los sábados cuando salgo de copas el que me ayuda a ir "superando la semana". 

En el pueblo de S es más al revés. El ir arreglado en exceso (o aunque sea con los labios pintados de rojo intenso) ya hace que la gente se te quede mirando. Sólo falta que te señalen con el dedo.
Y no por ser superficial, pero una persona que usa talla S de camiseta va con otro alguien con una 6XL, pues queda raro ir excesivamente maqueao. Además que sé que él se sentiría incómodo porque es como restregarle en la cara un "yo-sí-pero-tú-no-por-gordo"

La forma de vestir es distinta, aunque ves a las típicas niñas de 13-14 años con Creepers y pantalones sobaqueros, su estilo es más sport y no tan posh como el de aquí.
No por algo nos llaman Ñoñostiarras.... *pone ojos en blanco*


Si me preguntáis si me iría mañana otra vez de vuelta aunque pueda suponer no adelgazar o tener el peligro a engordar, la respuesta es un .
Porque hay mucha gente que apenas me conoce en profundidad y me aprecian una barbaridad y se preocupan por mí, y sobre todo por S. Con ellos no me siento que tenga que "perseguir" a nadie para tener una mínima atención o relación de amistad y además, proponen planes y excursiones o incluso simplemente quedar a tomar café. Lo normal, vamos.
Gente que no tienes que pasarte la vida planeándoles tú las cosas, y que solamente ves si acaso el fin de semana, para hacer lo mismo de siempre: emborracharse y comer insano.



Porque la vida es más sencilla aunque en el fondo sea más aburrida y sobre todo, porque nadie me presiona con nada.
Si me apetece hacer ejercicio, lo hago. Si me apetece comer, como. Si no, pues no.
Y en mi casa no han pasado ni 24 horas y mi madre ya empieza a taladrar
Hasta mi padre le dijo ayer que me dejase asentarme este fin de semana, que el Lunes ya empezaría de nuevo la rutina. 
Y encima hay que aguantar que la señora ponga morro largo y al día siguiente haga lo mismo porque le suda el coño lo que se le diga.
Y la que se ralla es una servidora. Y ya voy por el segundo día saltándome la comida y desayunando más de lo debido.


Y eso hace que vuelva a entrar a la espiral de la que he estado huyendo durante las vacaciones.
Y por otro lado mi cabeza quiere o NECESITA volver a hacer algo drástico para bajar de peso de nuevo. Quitar esos 4 kilos de grasa pura que tengo en el cuerpo comparando con la vez que "mejor" estuve, volver a aumentar algo de musculatura y ver cómo la ropa va sobrando.


Estamos a Sábado y el día pinta negro en todos los sentidos. Al menos no en el sentido de atracarse ni drogarse con tranquilizantes para olvidar, pero tampoco es un día bueno.
Trataremos de sobrevivir como buenamente se pueda hasta el Lunes y ahí empezar a hacer lo necesario para volver poco a poco a mi deseada talla. A quitar esos 5cm como mínimo que me sobran de culo; a volver a ver mi tripa endurecerse poco a poco y no expandirse como una masa amorfa, como me devolvió la imagen del espejo hace un rato.

Saliéndome de contexto, he encontrado un cinturón para correr que me ha enamorado. Se te encasqueta en la cadera y puedes guardar de todo, que de ahí no se mueve.
Me lo compro sí o sí. Voy a empezar de nuevo en el gimnasio después de casi un mes de rascarme la vaina, así que quiero todo el confort posible para dar el 100% de mi capacidad y al menos sentirme satisfecha con los progresos, aunque sean pequeños.
El año pasado pesaba 3 kg menos en estas fechas. O 4. Y la ropa me quedaba bastante más holgada, así que para Navidad quiero haberme afianzado en el 57 y si fuese posible, estar en un 56.

Necesito tomar las cosas en serio y no dejarme caer por mis putos pensamientos autodestructivos ni depresores.

Si habéis leído todo esto, felicidades por ser capaz aguantarme la chapa xD y gracias a todas por estar ahí.

viernes, 14 de noviembre de 2014

En casa.


Pues eso, que sepáis que aún vivo y ni el avión ni los autobuses se estrellaron ^^U
Antes de volver a contaros mi vida tengo que organizar la mía real y sobre todo, deshacer maletas...

¿El peso? GORDA. Volví a subir al mismo peso de inicio de las vacaciones, así que.... meh.
Hoy no me he pesado, no era momento idóneo para hacerlo y ponerlo como referencia, pero ayer estaba de nuevo en los 59 y pico aunque sin pasar por el wc.

En fin, si no es mañana por la noche espero que el domingo lo más tardar os vaya poniendo al día (el sábado creo que hay plan de salir....)

*Sigh*... ya me quejaré en la próxima entrada. De momento a aguantarse con el tonelaje y a tirar p'alante y pensar en encontrar curro, hacer mucho ejercicio y comer poco pero sano, a ver si puedo olvidarme de los atracones y de los vómitos (jáaaaaaaajajaja, alguien se creyó eso?)

Hala, a jugar a pala. Y yo a dormir.

lunes, 10 de noviembre de 2014

=_=

Insomnio, escritura desde tablet horreur, bulímica gorda y últimos 2 días aquí.
Nimiedades por contar, no encuentro el momento ni ni ná.
Quiero y necesito tantaa cosas en mi vida que me siento un subser silenthilliano.
Y chorraditas físicaa que me den felicidad absursa momentánea también.
Y un novio, o follaamigo de esos que dan caña y cariño y te entienden en tus idas de olla pero están lo suficientemente normales para echarte el freno.

Acabaré por titular a esto "Queridos Reyes Magos".

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Pasadita rápida

Bueenas, solamente pasaba para dar algo de señal de vida, jaja, que estamos a miércoles y ni he escrito desde el domingo.

Las cosas siguen como siempre, sin novedad. Al final ha sido buena idea quedarme porque estoy más relajada y ayer debió de haber un temporal en la zona de mi ciudad de campeonato. Como para ir en avión...

Mi peso anda algo raro, de un día para otro puede variar un kilo o kilo y medio como me ha pasado hoy. Ayer marcaba unos 57.5 aprox. y hoy casi 59, lo cual es un tanto WTF, pero tampoco me estoy cebando como para engordar, así que será peso fantasma.
Me tomé medidas ayer pero no tengo aquí las notas del mes pasado (tonta yo por no actualizar el tablet) pero creo que he adelgazado algo, pero poco. Más pérdida de masa muscular que grasa real, la verdad.


El caso es que ni ando motivada para el ejercicio, la vida tranquila y pasear hace que me sea suficiente, aunque mi cabeza tenga sus paranoias por el hecho de cenar y engordar y esas cosas.
Hoy al menos estoy satisfecha, fuimos a comer fuera y el segundo plato directamente no lo comí porque era enorme y llevaba mucho arroz (y de primero comí macarrones) y el postre al estar incluído, lo pedí: tarta de chocolate y S pidió cheesecake. (>_<) soy híper fan del dulce y en especial del chocolate. Y la tarta de queso es mi postre favorito de siempre 
Un par de cucharadas y el resto p'a él ^^

Y de cenar espero que solamente me coma una ensalada, o a lo mas, una tortilla de claras con algo de pavo o lo que haya. Que una cosa es que me pase comiendo macarrones y otra que todo el día sea una fiesta.


Creo que ya hoy no me moveré de casa y la verdad, cuando oscurece es un asco. Ya parece que es la hora de cenar y dormir, aunque apenas sean las 6 de la tarde.

Sería genial volver a mi casa con 56 kilos (55 me parece súper irreal) ya que el peso más bajo que he visto ha sido 57.2; pero me gustaría hacerlo sin tener que laxarme, vomitar o restringir en exceso.

Os voy contando qué tal me van yendo estos días, un besote!

domingo, 2 de noviembre de 2014

La cosa se alarga

Pues sí, me quedo una semana más. Hasta el miércoles de la semana que viene estaré en esta burbuja vacacional, donde mi mente ya está haciendo de las suyas.


Llevo unos días comiendo una mierda (de poco), y eso se nota. De hacer una o dos comidas al día y una de ellas ser solamente una ensalada y el resto cafésconleche (y la otra el desayuno), picotear muy poco incluso con amigos e ir ciega hasta el infinito.
¿El resultado? peso aproximadamente 57.2 o 57.5 según las básculas, lo que hace que de nuevo empiece a entrar en ese estado de tengohambreperonoquierocomerporqueasímañanapesomenos.

-Suspiro-.

Y la lavadora que tengo por cabeza empieza a maquinar el "y si...?"
¿Y si lograse volver con 55 kilos?
Eres una flipada estúpida de mierda que sólo logrará frustrarse. Y además masoquista.

Por lo pronto, tengo que cenar. Y digo TENGO, porque S sabe lo que ahora mismo me está pasando y se encargará él de hacerme la cena y calcular mi ración, para que no me ralle.


Y luego esa parte mental que me dice "tómate un valium, te duermes y no cenas".
Joder.

---------------------------------

Paranas aparte, ayer estuve todo el día haciendo cosas por casa, entre tender y recoger ropa, cocinar algo de verduras para otro día, tarta de calabaza por Halloween (+ bizcocho con lo que me sobró de relleno) y unos mini-croissants con los siropes esos de Walden Farms.
quedó bastante rica.

La cosa es que me dio un bajón brutal, me deprimí y no quería hacer absolutamente nada y teníamos una "fiesta" preparada desde el día anterior y tenía que ir.
Me dediqué a charlar poquito, porque me entra la vena profunda y negativa-tepongolospiesenlatierra, a fumar porros y con mis pastillas de relax, sólamente bebí café con leche y picoteé un par de cosas nada más.
Acabé tan depre que a las 3 de la mañana S reservó mi vuelo de vuelta para una semana más tarde, porque no aguanta verme mal. 
Simplemente no sé lo que haría sin su ayuda.

Hoy el día ha sido de no moverme para nada y seguro que es lo que me tiene mas carcomida por dentro: el hecho de no te mueves, no mereces comer.
He almorzado una ensalada y a la tarde teníamos café con los amigos de la fiesta de ayer, con dulces y cosas así, que he comido lo mínimo.
Y el resto, limpiar, llegar a casa, medicar a las gatas y lo que quede de la noche vayustéasaber.


Mañana, Lunes, a ver cómo se presenta el día. Espero no rallarme demasiado con el peso y si no hago deporte como tal, al menos salir a pasear hasta cansarme.