jueves, 28 de agosto de 2014

Se acaba Agosto. Balance del verano 2014

Creo que hacía años que no pasaba un verano tan malo.
Vale, el año pasado -y sobre todo el anterior- me los he pasado de casa a la playa y de la playa a casa, sin poder ni quedar apenas por falta de dinero. El año pasado al menos me veía mejor por haber ido perdiendo bastante peso; unos 15-20 kilos menos los notas en bikini aunque te sigas viendo mal.
Este año apenas he pisado la playa media docena de veces, tengo dinero pero no tengo tiempo de disfrutarlo debidamente y encima he engordado, lo cual me hace verme monstruosa.
Son 3-4 kilos y no 15, pero como si lo fueran.
58.3 esta mañana y ver el 8 y el 3 tan juntos es como si de nuevo estuviera en esos 83 kilos que me da hasta asco de pensar.


He encontrado un trabajo que no me llena porque si bien podría llevar el turno perfectamente; hay factores (principalmente personas) externas que se pasan recordándote lo mierda que haces todo. Y el sueldo está bien, lo sigo diciendo. Tampoco para tirar cohetes, pero no son trescientos euros de mierda. Y me quedan 16 días de trabajo + 3 de fiesta. El Domingo o el Martes cobraré, dos findes malos por Regatas y byebye.
Que a lo mejor me equivoco y me renuevan -aunque lo dudo- pero lo que más me apetecería sería decirles un ¿ah, me ibais a renovar? Pues mira chica, ya lo siento pero como me repetíais tantas veces que lo hago tan mal, me han llamado de otro sitio, a ver si allí encajo.

Sí, es bonito soñar. Porque tal y como está el trabajo, no me saldría uno decente ahora mismo ni de coña.

Vuelvo a los pensamientos de que no merezco comprarme nada por ser una gorda, a vestirme mal porque siento que todo me queda horrible, con la barriga para afuera, o incluso que no me va a caber tal cosa o se va a ver claramente que esa no es mi talla e iré embutida... Y el gimnasio sigue esperándome a ver si junto ánimos para ir.

Este es el fin de semana que en teoría podría salir a tomar algo por mis horarios, pero estoy demasiado cansada de la gente. De esperar demasiado de los demás para lo que te acaban dando. De beber y comer mal. De gastar dinero inútilmente en copas cuando podría disfrutarlo de otro modo. De ir siempre a los mismos garitos de gays donde todo el mundo te conoce y tienes esa presión de que como vayas medio desaliñada solamente ves cómo te critican a tus espaldas. De ir a baretos heteros y que el típico plomazo se te pegue al culo a ver si arrima cebolleta y moja algo más que los calzoncillos esa noche.
Incluso me estoy cansando de ir al bar este de lesbianas al que iba con L a tomar algo al salir del curro, donde la camarera (V) está empeñada en que vamos a acabar liadas y el otro día estuve como 3 horas aguantando su cháchara y su presión.
Y por no salir corriendo me gané un ataque de ansiedad. Genial. 
De sentirse como un león enjaulado, como un gato cuando le tiras un cubo de agua pero sin poder irte por tener la puta presión social.

Odio esa manía de la gente del mundillo gay que dan por sentado que te vas a liar con cualquiera solamente porque a lo mejor te interesa la gente de tu mismo sexo de vez en cuando. Parece que el término amistad no lo conciben y cuando te ven en su campo visual no pueden ser capaces de pensar que a lo mejor no te interesan las relaciones. Ni esporádicas ni serias.

Si no soy capaz de quererme a mí misma, si no paro de odiarme, cómo mierda iba a poder querer a alguien más. Cómo mierda iba a poder alguien quererme si ni siquiera sabe de los muertos enterrados en mi armario.


Y como siempre, a veces parece que todo se soluciona perdiendo peso.

4 comentarios:

  1. Yo llevo casi 2 años sin levantar cabeza, aunque supongo que eso no te consuele lo más mínimo.

    Creo que aunque te canse, salir siempre despeja un poquito la mente, al menos a mí.

    Y sabiendo aún que no te servirá de consuelo, yo también he engordado mucho. Pero estás muy lejos del 83.

    Y yo he empezado a buscar curro y me da ganas de morirme sin más. Tengo una crisis existencial de la ostia, 28 años y no tener ni puta idea de qué coño he hecho con mi vida.
    O con este mes que llevo en España, que sólo he gastado dinero que no debería, he engordado y he perdido a una de mis mejores amigas.

    ResponderEliminar
  2. Hola linda!! Allá termina el verano y aquí comienza la primavera en septiembre, y te digo la verdad estoy atemorizada... En éste invierno aumenté muchísimo de peso, como 20 kilos, y mi ropa no me entra ni en el tobillo...
    Yo me encerré como 2 meses y medio, salí dos veces, hace muy poquito, pero aún tengo fobia y aún más "vergüenza" por ser la ballena que soy...
    Mira creo que es bueno que trabajes, y ante todo, valores todo lo que has logrado en este tiempo, que un par de kilos no modifica tu rutina, y eso es más que valioso... Además si bajaste tanto, lo volverás a hacer... Siempre que te lo propongas, pero obvio que mejor prevenir que curar...
    Espero mejores de ánimo y sigue saliendo, que la vida social está buena de vez en cuando...

    Abrazo

    ResponderEliminar
  3. la gente es una mierda, así que que les den, y no dejes de salir que siempre es un rato que puedes tener para desestresarte. Seguro que te renuevan tía, igual están siempre diciéndote eso para que no bajes la guardia pero en el fondo saben que eres la que mejor curra de allí.

    Mi verano también ha sido una puta mierda, sobre todo con lo de la auto escuela. Hacemos un club? xdd venga ánimo!!!! a seguir luchando! muchos besos!

    ResponderEliminar
  4. Me quedo con la última frase...

    Tía, ya nos cuentas, que me quedo con la intriga de si te renuevan o no. Y lo de los 3-4 kilos los bajas rapido... Estabas estabilizada en 54-55 , lo bajas rapido en unas semanas.

    Un abrazo y que no te presionen anda ...

    ResponderEliminar

Tírame una linterna :)