domingo, 24 de agosto de 2014

No soporto mi cuerpo, pánico a engordar más y volver al inicio de todo.

Sé que os debo la segunda parte de la entrada anterior, pero esta es otra entrada de desahogo.

El otro día vi el 59. Así, como un plomo me cayó.
5 kilos, ¿cómo mierda te has podido dejar tanto? Mierda.
Ni se me dibujan siquiera los pocos huesos que se me notaban, la ropa me queda más apretada y en lugar de los pocos abdominales que iba viendo, ahora hay una barriga redonda y saliente.
Tienes kupelilla- me dijo ayer una amiga (la cual ni siquiera me ha conocido gorda, así que es totalmente ignorante de esto)-. KUPELILLA. KUPELA. BARRICA.
GORDA.

Lo peor de todo son las excusas que yo misma me pongo. Hoy no porque tengo cena con esta misma amiga. Mañana tampoco porque ceno, y de Mc Donald's, en casa de K. Y durante el día estaré durmiendo y querré ir a la playa. El martes trabajo pero de tarde y si hace bueno de nuevo querré dormir y playa, que lleva haciendo mal tiempo tantos días que ves un rayo de sol y quieres aprovecharlo.
Ya me vale, joder.

Necesito gimnasio. Y volver a sacar todo lo que entra. Y desayunar la décima parte de lo que hago. Y volveré a hacer lo necesario para quitarme esto.


Esta semana que empezamos espero reorganizarme de una puta vez, que el día 1 de Septiembre es el Día Oficial de Dieta para todo el mundo y estarán los gimnasios a reventar... Y no hay cosa que más odie que entrenar con multitud.

Último día de trabajo de la semana, ahí que me voy.
Un beso.

1 comentario:

  1. Besos y fierza. Yo tb me cuelo mucho...mañana bien pa las dos! Muaccc

    ResponderEliminar

Tírame una linterna :)