jueves, 14 de agosto de 2014

Cuatro días nada más

Son los que faltan para mi día de descanso, por fin. Hoy si el tiempo acompaña (aunque hace fresco de tipo otoño) será uno de los peores días por ser la Víspera del Día de la Virgen. Y salen hasta las ratas de casa.
El Sábado será otro día gordo porque además de fin de fiestas, hay actividades algo llamativas para que la gente no abandone antes de que se acabe todo (porque el Domingo empiezan fiestas en otra ciudad) y se supone que al ser víspera de festivo siempre hay más ambientillo y tal.

Ando más calmada, si es que se puede llamar así. Más que calma es mucho cansancio físico, tanto que mis días consisten en trabajar, comer y dormir. Literal. Con ducha, lavadoras y vómitos intercalados a lo largo del día, pero nada más. Y algún día suelto a lo mejor veo a alguien conocido y hablo con alguien distinto a mis compañeros de curro...
Mis padres son compañeros de piso. A mi madre la veo algo más porque me ayuda a preparar la comida pero mi padre se marcha a las 8 de la mañana y cuando vuelvo yo, está dormido. A lo más si se levanta al baño, porque se despierta cuando llego, me pregunta que a ver qué tal y poco más.
Me sigo repitiendo: cuatro días, sólo cuatro más.

No ando depresiva aunque lo pueda parecer, pero tampoco alegre como unas pascuas. Es solo que quiero que mi vida vuelva a ser algo mas eso, mi vida.

Mañana se cumplirá exactamente un mes que me queda para que se me acabe el contrato y espero con todas mis fuerzas que me renueven
Sobre todo porque el gobierno le retiró a mi padre las pocas ayudas que le daba (400€ para toda la familia, ya veis qué dineral, eh. Como para ir a las Malvinas a cuerpo de rey). De momento tiene trabajo aunque muy pocas horas hasta fin de este mes, pero yo tengo que ahorrar todo lo que pueda...


Y hay un montón de cosas que me quiero comprar, ninguna barata. Pero me siento como el culo gastando dinero siquiera en recargar el saldo de mi móvil o en tabaco (ya ni hablemos de atracones); y el dinero que me había separado hasta fin de mes está a punto de morir...

Un abrazo chicas, os leo aunque no comente. El otro día casi me quedo con el tablet encendido porque se me nublaba la vista del sueño.

Ah, el peso: estoy en cincuentaysiete, se me ha pasado la regla, pero me medí y tengo 2kg más de grasaza (22.5%, estaba en 19 y pico%) y un kilo más de retención de líquidos. Qué guay.

4 comentarios:

  1. ÁNImooooooo, yo este finde igual voy a fiestas de Bilbo, ¿dónde vivías tú?

    La pasta, qué puta mierda, pero mira, si evita que te des atracones está debuti... Una de las cosas que me gusta de vivir en casa es no tener que comprar mi propia comida por tanto no comprar mierdas que luego me comeré (de hecho mi madre este año no compra helado, y aunque lo echo de menos a la vez estoy encantada).

    Yo ya te dije que estabas muy bien de cuerpo, y bueno, ya sabemos cómo son dos kilos, y no sé si serán reales o no... Mis viejos han quitado las básculas de mi cuarto, así que ahora estoy perdidísima, de hecho he pensado en empezar a medirme... Aunque sé que es una conducta destructiva y que estoy intentando ser normal... Pero al final siempre me mido, aunque sea por la ropa...

    Mucha suerte, espero realmente que te renueven y que dejes de vomitar. Eso sí que lo espero.

    ResponderEliminar
  2. Ánimo guapa. Eres una campeona. ..y si no lo sabes...te lo digo.

    ResponderEliminar
  3. Ooy yo también he estado de fiestas en mi ciudad.mjusto han acabado ayer pero me NIEGO a pesarme... Churros,mhamburguesas a las 5 de la mañana, helados,... Es que vamos, me va a salir un numeraco que voy a tener depresión profunda... Pero bueno guapa, cuatro días!! Los mismos que me quedan a mí para hacer el Camino de Santiago. Espero que vaya todo bien :)

    ResponderEliminar
  4. Hola. Es la primera vez que paso por tu blog.
    4 días se pasan volando!!
    Espero que todo ande bien y que tengas un buen fin de semana.

    ResponderEliminar

Tírame una linterna :)