viernes, 20 de junio de 2014

Jueves: 56,5. QUÉ COÑO?!

Cincuentayséis y medio. Bajonazo total. Así es como ha amanecido el día y no ha tirado demasiado bien que digamos...
Ni ganas de desayunar, pero hay que activar el metabolismo, así que tosté un poco de pan y el resto las tostaditas crunchy-crunchies integrales que engordan como 30 calorías cada una. Mas lo que le pongas, claro.

Ha hecho un día de playa genial, y yo levantándome con el cuerpo molido como si me hubieran dado una paliza, dolor de regla plus con cantidad así como idónea para estar en bikini, oiga, o hacer ejercicio.
Mierda pa mí.



Ni he hecho ejercicio, ni ni ná. Salir a la calle a pagar un par de cosas, comprar el pan y vuelta a hacerme la comida. Macarrones, como todos los jueves.
Y me tocaba cocinar a mí porque 1) mi madre se ha ido a la playa, que aproveche ella que puede (y mi padre currando, cruzamos los dedos pa que sigan llamándole) y 2) porque ya se han acostumbrado a que ciertas cosas me las como en diferente proporción o diferente manera de cocinarlo.
Y ha pasado lo que tenía que pasar. Agobiada y depre de mierda como estaba por el peso, he acabado zampándome lo más grande para ir a sacarlo después. Sensación de vacío, limpieza, tranquilidad.
Calma.



Y todo esto tras haber estado incluso llorando sin puto motivo aparente, por todo y por nada, hasta por una serie de la tele. ¿Estamos tontas o qué nos pasa?
Bueno, me he desahogado, pues ya está. Una ducha y a trabajar.

En lo relativo al curro, sin novedades. Y de dinero tampoco. Mañana vuelta a la carga y último día de niños.

En otro orden de cosas, me han llamado para una entrevista de curro (weeee) para mañana a primera hora de la tarde, un poco en el culo del mundo de mi ciudad y para mes y medio, de camarera, un puñao de horas nada más al día (¿qué otra cosa hay en verano?). Deseadme suerte; en teoría están todavía en "proceso de selección", pero es para empezar el día 1.



Mañana, he convencido a mi padre para que se vaya en el coche y así poder ir yo en la moto a la entrevista, con lo que podré (si madrugo) ir una horita y media al gym y quitarme un poco de peso de encima, mental y físico.
Y va a hacer día de playa perfecto, mucho calor y seguramente acabe en galerna pero yo no podré ir. Grrrr.

He empezado a bajar la dosis de los ansiolíticos, a ver cómo me va...

4 comentarios:

  1. Bueno mira el lado positivo de todo, si has engordado claramente es por la regla y si te sale un curro aunq sea x pocas horas animicamente te veras mejor :) animos!!!

    ResponderEliminar
  2. Creo que todos tenemos malos días, ¿no es así? Sobretodo con la regla estamos más suceptibles :c espero te sientas mejor pronto♥
    Con lo del trabajo, ojalá que te lo den, estoy en las mismas (bueno, en mi caso sólo soy yo la que no tiene trabajo, mi padre afortunadamente sí) y eso de que no te paguen y sigas trabajando como burro es horrible.

    Que estés bien, un beso♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trato de tomarlo con más calma poniendo a la regla de excusa, pero aun asi... la sensación de hacerlo fatal es continua.
      Lo del trabajo, ojalá me llamen. O de otro sitio. El caso es ganar dinero y hacer algo, verás como tu también encuentras algo :)

      Eliminar

Tírame una linterna :)